185 km de Flotada de Pesca con Mosca en el Alto Paraná

enero 29, 2015 por  
Archivado en Fly Fishing, Notas de Pesca y Videos, Pesca

surubi-pintado-con-mosca
Texto Diego Flores. Fotos Edevar Zorrer y Diego Flores.

Cuando Cesar Palma y Roberto Galbarini me plantearon la posibilidad de flotar pescando, desde Ituzaingo hasta Itatí, un centelleo de emoción me recorrió la médula. De alguna manera, se materializaba un alocado sueño anhelado desde la infancia: disfrutar el Alto Paraná de la manera más profunda, salvaje e íntima posible. Esta expedición, que cubría unos 190 kilómetros por agua, perseguía varios objetivos. En primer lugar poner a prueba, con su complicada organización, si podía ser ofrecida como producto al público pescador. A la cosecha de experiencias, fotos y notas, de esta coproducción argentino/brasileña, se le agregaba la realización de un filme. Edevar Zorrer, capturó escenas completamente inéditas, con el potencial para transformarse en un material mosquero de culto.

flotada-alto-parana
Otro punto a destacar fue el grupo humano que se formó, que con entereza y una excelente actitud, contribuyó al éxito del viaje. Imposible no destacar la generosidad de Roberto, que sacrificando muchas horas de pesca, fue una pieza fundamental en la logística de tierra.

Suma tanto lo sucedido, que resulta imposible describirlo en un espacio tan breve. Un concatenado de experiencias que dieron forma en una aventura inolvidable, a la altura de lo más intenso que me tocó vivir en el Caribe, Patagonia o el Amazonas.

crias-yacare-parana
Como olvidar esos campamentos, en la nada misma, con la Vía Láctea como techo. Esa selva esplendorosa, llena de vida y misterio, que fue nuestro hogar por una semana. Los diálogos nocturnos alrededor del fogón, que desnudan el alma de los hombres. Esa intensa sensación de descubrimiento y soledad, en rincones donde muy pocos pescadores mojaron una mosca. Las caminatas por bancos y arenales de color oro, vadeando entre adormilados cardúmenes de sábalos. Las cacerías de dorados, los sonidos del monte, o bucear con los peces en aguas cristalinas. El aullar de los carayas, los carpinchos atropellando la espesura, o los ojos rubí del yacaré alumbrados en la oscuridad. Los guisos al disco, las infaltables mojarras fritas, y las palometas, que charqueadas al fuego, sabían riquísimas en la rusticidad de la intemperie. Y por supuestos la pesca, que con mucho esfuerzo y dedicación, dio portentosos trofeos que quedarán grabados a fuego en nuestra memoria.

dorado-mosca-con-dos-manos

Surubí pintado con mosca

Dentro de esta enumeración de hechos destacables, no puede escapar el gran surubí pintado que Cesar Palma engaño con mosca. Hasta donde se, el primero registrado en video desde el pique hasta su devolución. Todo sucedió el cuarto día de flotada, en un mediodía soleado, y sin una nube en el cielo (definitivamente el escenario más inverosímil para esta captura). La pesca veía dura, y César decidió atarnos a un palo, que nos dejaba en una posición inmejorable para castear sobre la descarga de una laguna turbia, semioculta entre los carrizos. Tan pequeña e insulsa, que yo jamás le hubiera dado importancia. Allí se sucedieron varios ataques de doradillo que me llevaron a utilizar streamers pequeños y línea flotante.

pira-pita-con-mosca
César, con una técnica opuesta envió un enorme streamer a las profundidades, con un shooting integrado fast VII de 350 grains. Más específicamente a peinar un veril correntoso, de más de 4 metros de profundidad. No sucedieron 10 tiros, cuando un pique muy sólido detuvo la mosca prácticamente bajo el bote. En un principio intuimos que se trataba de un dorado gigante, de esas hembras tan gordas que se niegan a saltar. Al ver la velocidad con que se alejaba, nos desatamos del tronco y seguimos al animal en una larga deriva río abajo. Una lucha pesada, que se extendió por varios kilómetros, con un pez imposible de despegar del fondo, y rezando para que no encontrara un tronco donde enganchar. El equipo Nº 9 al límite, lo mismo que la línea, que por momento parecía que iba a estallar a la altura del running. Todo era fuerza, silencio, y extrema concentración, bañados en adrenalina y sudor.

surubi-pintado-con-mosca2
Después de 30 interminables minutos el pez dio las primeras muestras de cansancio, corrigiendo con el motor eléctrico lo fuimos conduciendo hasta un veril arenoso. Después de varios intentos, logré subirlo a bordo tomándolo del pedúnculo, e inmediatamente fuimos hasta la costa para realizar la sesión de fotos. Un surubí de 1,15 m, y alrededor de 18 Kg. que demostró ser un pez tan incansable como poderoso.

Hablando de dorados, durante este viaje aproveché a experimentar con cañas de dos manos de estilo escandinavo, shootings de hundimiento y moscas realmente grandes. Está combinación, en un año particularmente flojo con Salminus, me permitió mover los amarillos más grandes de mi vida. Varios escapados, y otros fotografiados y devueltos a las aguas.

pacu-pesca-con-mosca2
Una gran parte del éxito fueron los antienganches con que César ata sus moscas, con nylon duro o fluorocarbono de 1 mm. Los mismos (por su estudiada rigidez) permiten pescar en profundidad, más allá de los 2 metros, sin que queden enganchados entre los palos. Como bien el me decía, “deje hundir la mosca entre los palos, y confié en el antienganche”. Intentamos de todo, anclados sobre palos embancados, en puntas de piedra, frente de islas y de vadeo en bancos. Pero lo mejor se dio pescando a la deriva sobre barrancones profundos, con palos esporádicos que permitieran largas derivas al estilo salmonero. En este tipo de estructura picó el mejor ejemplar del viaje, una hembra de unos 12 kilos, que durante toda la pelea fue acompañada por un ejemplar del mismo tamaño. Otro tanto sucedió con una gran cantidad de doradillos de hasta 3 kg, que con streamers, moscas secas y equipos livianos, significaron una gran diversión.

atardecer-alto-parana
Si hablamos de omnívoros, este viaje resultaba sumamente especial, ya que César es un verdadero pionero en la materia (ver reportaje “Omnívoros con mosca“). Sus frutos plásticos, bautizados Martim Plock´s, son los responsables que la pesca del pacú sea hoy una pesca realizable y enfocada (algo inimaginable hace solo 5 años atrás). Hablando de redondos, los mejores momentos de pesca se dieron, con lluvia que agita las ramas, activándolos notablemente con el alimento caído. Un tema no menor con los pacues grandes es la configuración del cable en aguas tan cristalinas, factor que genera muchísimos rechazos en la inspección final de la mosca. Eligiendo cable de 25/30 libras, de la mejor calidad posible para que no lo corten con los dientes, no pasábamos de los 6 o 7 cm de largo. Una excelente idea fue pintarlos con marcador indeleble verde, que los hacían menos visibles en las esmeraldas aguas del Alto Paraná. Salieron varios de gran tamaño, y como de costumbre, otros reventaron el leader entre los palos. Con ellos, las bolitas más rendidoras fueron las verdes, marrón y morado en diámetros de 8 a 12 mm, siendo la de 10 mm la más versátil de todas.

boga-con-mosca

Especies menores con mosca

Históricamente el Alto Paraná es sinónimo de grande trofeo, lo cual puede llevar al pescador a un callejón mental. Pobre de aquel pescador que solo piense en peces grandes, porque se perderá una variada menor extremadamente divertida!

De hecho en este viaje pudimos capturar 11 especies distintas con mosca, siendo especialmente prodigo en pira pita con mosca seca. Con patrones que imiten insectos caídos desde la selva ribereña, equipos Nº 5 o 6 con líneas flotantes, son en mi opinión la pesca más refinada y divertida del Alto Paraná. Los pira pita las atacan en superficie deliciosamente, para luego brindar una lucha cargada de adrenalina. La especie dominante fue el pirá pitá blanco o piracanjuba, aunque a la altura de Yahapé pudimos dar con cardúmenes de pirá pitá amarillo o piraputanga de muy buen tamaño.

camapamento-nocturno-alto-p
Otro de los platos fuertes resultaron la bogas, que por mucho tiempo pensé que salían de “suerte”, buscando otras especies al azar. Hasta que Cesar me indicó como ir tras ellas en forma enfocada. Con equipos livianos y bolitas de 4 a 6 mm,  más amigables de castear. Las bogas prefieren determinados árboles de hojas verde brillante y frutos rojizos (parecen ser anacahuitas), en zonas playas con suaves veriles de arena. Pican muy delicadamente en deriva muerta, con la bolita navegando profundo (cerca del fondo).

Los pacuí y pacú reloj a los cuales pescamos intensamente en los arroyos Tuyutí y Abra. Alto Paraná, son parte de oferta ultraliviana. Estos pequeños peces redondos, suelen moverse en cardumen en riachos lentos, bajo árboles frutales como el inga. Sumamente curiosos y patoteros toman de maravillas moscas flotantes, como la Bobbie Nymph, que con su cuerpo fino se clava mejor en sus bocas pequeñas.

palometa-brava-con-mosca
Sobre el último día, siguiendo los consejos de Cesar no metimos en laguna de agua sucia a buscar grandes palometas. Castigando el agua con poppers y streamers muy lastrados estos peces endemoniados, dieron piques de superficie sumamente violentos dejaban a una tararira como una simple colegiala.

La aventura termina, pero los conocimientos nos acompañan de por vida, elevándonos como pescadores. Todo aquel que quiera disfrutar el Alto Paraná en una intensidad nunca conocida, piense muy seriamente en vivir una experiencia como esta. Créanme que hay un antes y un después, tras una experiencia de este tipo…

Equipos utilizados

flotada-alto-parana2

  • Ultralivianos: caña Nº 2 o 3, línea flotante y tippet de hasta 0,30 mm. Ideal para variada menor como pacuí, pacú reloj, mojarrones y bogas. Una tarde lo usamos para pirá pitá mediano de vadeo con una sensación de pesca tremenda.
  • Livianos: caña Nº 5 o 6, línea flotante tropical y tippet entre 0,40 y 0,50 mm (por la posibilidad de un pacú). El más utilizado con pirá pitá con secas, bogas grandes, o doradillos.
  • Pesados: caña Nº 7, 8 o 9, línea flotante tropical y tippet entre 0,50 y 0,70 mm. Para pacúes  y dorados grandes. También se usaron shootings integrados de hasta 350 grains.
  • Caña de dos manos: Nº 8/9, shooting 400 grains, corredor de nylon de 50 lb. y tippet del 0,60 mm. Ideal para dorado grande, en zonas de barrancas o anclado sobre palos y piedras.

Servicios

servicios-palma

Además de Alto Paraná, también se dispone de pesca de tarariras azules y black bass, en Uruguay y Brasil.

Comentarios

5 Respuestas para “185 km de Flotada de Pesca con Mosca en el Alto Paraná”
  1. Martín dice:

    Excelente nota y que viaje! Felicidades.

  2. GUILLERMO DANIEL dice:

    HOLA SEÑORES
    ME GUSTO MUCHISIMO LA NOTA DE PESCA QUE REALIZARON.
    QUIERO SABER CUALES SON LAS MOSCAS QUE USARON EN ESTA NOTA Y COMO SE ARMAN(tambien como se pone el nylon anti-enganche en las moscas).
    CON RESPECTO A LOS EQUIPOS, POR QUE USARON NYLON TAN GRUESO EN LOS TIPPETS ??
    ESO DIFICULTA EL ACCIONAR DE LAS MOSCAS GRANDES ?
    SALUDOS !!!

  3. diego!! dice:

    Hola me estoy iniciando en el mundo del fly, que equipo me recomendas para pescar dorados en la zona de Itatí: caña, reel, tipo y marca de la línea y la cantidad de backing necesaria. Muchas gracias, espero su respuesta¨!!!

  4. Pablo Orozco dice:

    Hola, quería saber como es la pesca con caña del sábalo, ayer estuve en San Nicolas y vi como lo hacían sin robar, usaban masa, ustedes me podrían dar mas información con respecto a esto. Gracias.

Dejá Tu Comentario

Compartí tus ideas
Pueden ser muy importantes para todos... gravatar!