Bonefish con Mosca en Cuba (Cayo Largo y Jardines de la Reina)

enero 3, 2013 por  
Archivado en Fly Fishing, Notas de Pesca y Videos, Pesca

bonefish-cuba1
Textos Diego Flores. Fotos Juan Pablo Gozio y Diego Flores.

Después de dos nuevas excursiones a Cuba en 2012, a Cayo Largo y nuevamente a Jardines de la Reina, reconfirmo cuanto me emocionan los bonefish. Definitivamente es la pesca saltwatera más cercana a mi corazón. Cancelada la posibilidad de volver al Caribe en el 2013, lo que más extrañaré será caminar esas playas de azúcar impalpable, con el agua tibia a los tobillos, cazando big bones con espina afuera…

Estéticamente el bonefish carece de charm, no tiene las formas, el tamaño o el colorido llamativo de otros peces tropicales. Pequeño, cuasi vulgar, no es el pez indicado para conmocionar a nuestros amigos (como sucede con un tarpon o una barracuda). Mostrás una foto, y enseguida surge la pregunta,… ¿fuiste a Cuba a pescar borriquetas?

Estoy convencido que esa imposibilidad de exibición o fanfarronería, es una importante razón de su pobre valoración para muchos mosqueros argentinos.

La mirada cambia cuando meditamos en términos de satisfacción personal. Proporcionalmente, no existe otro gamefish con la relación sutileza/potencia de un bone; un pez con las condiciones atléticas de una steelhead pero en el envase de una trucha residente.

bonefish-cuba4
El bonefish, como el dorado o la trucha, puede ser al mismo tiempo el pez más tonto o listo del mundo.  Algo que lejos de quitar valor, plantea situaciones tan íntimas como interesantes.  El secreto está en las formas, en el abordaje,… descubrirlas depende de nuestro vuelo e imaginación!!!

Esta entrega completa, pule y adiciona conceptos vertidos en dos notas anteriores, a las que recomiendo releer porque fueron reeditadas con ajustes y fotos nuevas (Bonefish con Mosca en Jardines de la Reina, Cuba Parte I y Bonefish con Mosca en Jardines de la Reina, Cuba Parte II). En un devenir de ideas, no necesariamente relacionadas, trata algunas nuevas conclusiones sobre este fascinante pez deportivo.

Aguas bajas vs. aguas profundas

Variaciones de escasos centímetros en la profundidad de un flat, generan diferencias radicales en el concepto de pesca del bonefish. Considero que lo más granado se da en profundidades de entre 15 y 40 cm, donde el pez (por un tema de espacio) delata su presencia por encima de la superficie. Cuando la profundidad es mayor,  y detectarlo depende exclusivamente de nuestra habilidad para ver bajo el agua, la pesca pierde mucho brillo. En este sentido la diferencia entre shallow water y deep water es abismal….

Una parte vital del bonefishing es la fracción de tiempo comprendida entre que vemos el pez y presentamos la mosca. Con todo el pez bajo el agua esa fracción es muy magra, lo vemos y estamos obligados a tirar casi de inmediato. Prácticamente no hay juego…

chancho-sutil
Por el contrario el agua baja hace que el bonefish rompa la superficie, con lomeadas, estelas o el típico tailing. Con mar calmo, y una parte del pez fuera del agua, un pez puede verse a 50, 70 o incluso 100 m. Esta diferencia estira el tiempo entre la detección y la presentación, aportandole una riqueza única a la pesca.

Empieza un juego fascinante, con un pez que se mueve, aparece y desaparece mientras busca alimento. El pescador debe analizar como abordarlo, desde que ángulo, por que ruta, tratando de descifrar su lenguaje corporal y cada marca en la superficie.

En estas ocasiones, con un pez ensimismado en su alimentación y un vadeo cuidado, nos podremos acercar muchísimo. Esa cercanía, aparte de sumar control y precisión en el tiro, desnuda los más pequeños síntomas de su comportamiento: como ondula sus aletas, como se alimenta, como reacciona al detectar la mosca, la seguida, incluso cuando la succiona dentro de su boca.

Pescar bonefish en aguas profundas es como cazar ciervos al acecho en el monte pampeano: lo vemos y enseguida sobreviene el tiro (la interacción con el animal es mínima). En cambio pescar bonefish en aguas bajas (que obliguen a mostrar estelas o parte de su cuerpo) es como cazar en la cordillera. Vemos el ciervo desde más lejos, y el tiro demanda mucho tiempo de rececho, análisis y observación. Es un mundo completamente distinto…

El siguiente video muestra, de una manera muy intima, el comportamiento de un buen solitario en agua baja.

La pregunta del millón es: ¿el pescador puede tener control sobre ello? Por supuesto, eligiendo meses del año con menos viento y mareas atenuadas (ej. finales de invierno o principios de otoño). Y una vez en el lugar reservar los mejores días para el bone, y seleccionar aguas más bajas que las que usualmente usan los guías. En este sentido, más que los pancakes o flats de mar abierto prefiero las playas reparadas o bordes de mangle, donde los bonefish aprovechan cada centímetro de marea para montarse a fondos de inundación temporaria, muy ricos en alimentos.  No son sitios de números, sino de calidad. Aquí los bones son muy buenos y exigen una técnica realmente depurada.

Diferentes Fondos: presentación suave o arrastre de arena

Un flat bajo propone peces más asustadizos que los fondos más profundos. Una línea volando demasiado cerca, un líder apoyándose de forma desaprensiva, una mosca posada con demasiado énfasis, probablemente genere una espantada…. Aquí la presentación no admite errores. Debe ser controlada y muy prolija.

En este caso la mosca a elegir depende por completo de la composición del lecho. En fondos de pasto de tortuga o detritus de mangle, la mosca no debe tocar el fondo. Si lo hace, aún con modelos antienganche, es probable que se trabe o se cargue de fibras en descomposición, enviándonos a boxes por valiosos e irrecuperables segundos. Aquí se debe utilizar una mosca blind o con lastre mínimo, de comportamiento casi suspending. Y lo suficientemente delicada para no espantar. Si el pez está nadando hay que tirar a interceptar, 50 cm o 1 m por delante y empezar a recoger casi enseguida para no enganchar. Me sucedió un par de veces, descubrir un buen solitario crucereando sobre pasto de tortuga, y que el pez se malogre porque una mosca pasada de peso se trababa en cada stripeo.

bonefish-cuba2
Si el pez está revolviendo el fondo, cegado por la nube de fango, hay que tirársela prácticamente en el hocico, con un delicado ploc para que la escuche o perciba con la línea lateral. Ello sucede con frecuencia sobre fondos limosos asociados al mangle.

Pescando sobre lechos limpios de arena, podemos usar la técnica de “arrastradita con nubecita”. Esta última resulta un veneno con peces que se nadan tranquilos y en una dirección previsible. Aquí se usa una mosca pasada de peso (ojos de cadena grandes o de plomo pequeños), y se la posa a 2 o 3 m antes, sobre la ruta del pez. Una vez que está cerca, se mueve la mosca revolviendo la arena y el ataque es inmediato. Analizado desde la lógica pura es el método de presentación perfecto, ya que no hay línea volando o posada. La mosca aparece de la nada antes pez, al igual que su alimento.

Lagunas y grandes inesperados… el dilema del baby tarpon

Me fascina la biodiversidad que ofrece el Caribe, y entre un equipo Nº 3 y 12, he tratado de pescar con mosca todas las especies a mi alcance (con mayor o menor suceso). Gusto de prácticamente todas las pescas, desde un pequeño Sargento Mayor (una especie de chanchita marina) hasta los enormes tiburones o tarpones migratorios. Pero hay una pesca que realmente no me atrae en absoluto: los baby tarpons mangleros. En lo personal, clavar un pez en un contexto de equipo sobredimensionado, sin  posibilidad de darle 1 metro de corrida, es algo que no me cierra por ningún lado.

A falta de tortas buenos son los panes. Por ello cuando los tarpones migratorios se ausentan de sus sitios habituales, es una fija que los fanáticos de Megalops concentren su búsqueda de babies en los mangles.

bonefish-cuba22
En ese contexto normalmente propongo un trato con mis compañeros de embarcación: – olvidémonos de cronómetros y turnos, los tarpones que aparezcan son todos tuyos, pero a mi dejame los bonefish o cualquier otro pez tailenado en los bajos – .

Aprendí que mangle adentro, metidos en lugares inimaginables aparecen muy buenos bonefish, solitarios o en grupitos de hasta 3 o 4. Nunca me tope con un gigante, pero los promedios son buenísimos, en torno a los 2 kg. Aquí funcionan moscas más grandes Nº 4, de color té con leche u oliva, muy vaporosas y escaso peso (casi suspending). Conviene no usar equipos menores a un Nº 7 y reforzar el tippet a un 18 o 20 libras ya que el terreno de combate es muy trabado. Con la cinchada los anzuelos deben ser gruesos y de muy buena calidad, so pena que nos lo devuelvan doblados o quebrados…

Técnica con manchas

Una mancha de bonefish, esa nube de sedimentos levantada por la alimentación de cientos de ejemplares, es el inframundo del bonefish, la manera más idiota de pescarlos. En semejante orgía gastronómica solo basta colocar una mosca en el centro del manchón, esperar que llegue al fondo, y arrastrala entre decenas de bocas movidas por una fuerte competencia.

¿Existe una manera de darle alguna nota deportiva a una mancha? Yo creía que no, hasta que el guía Jorge (Giorgio) de Cayo Largo me enseño una técnica realmente interesante. Según él, y lo pudimos comprobar varias veces, los ejemplares más grandes lideran el cardumen. Por eso cuando encontramos una mancha la rodeamos hasta el lugar donde nace. Con paciencia y sin tirar,  se observa en el borde inicial de la nube, hasta que aparece los “bone guías” en el agua clara y se les castea a interceptar en forma completamente enfocada y visual.

Tippet grueso y mosca mixta

moscas-bonefish
Pescando bonefish, es probable cruzarnos con jacks, pargos e incluso permits (chicos o medianos). Peces que usualmente no dan para un cambio de equipo, por más rápido que seamos. Entonces no queda otra que tirarle con el equipo de bone que tenemos, sin importar cuan liviano sea!!!

Por eso, tras mis nuevas (y en algunos casos frustrantes) experiencias, dejé de lado los tippets tradicionales entre 0,23 y 0,28 mm. De ahora en más, si no existe selectividad, uso tippets entre 0,31 y 0,35 mm que aumentan las chances ante una sorpresa inesperada.

Otro tanto corre con las moscas. En la actualidad me inclino más por patrones como mantis o cangrejitos (Veverkas o Lenny Moffo), que juegan a dos puntas tanto con los bones como los jack, snapper o permit.

Peligros del flat (tiburones, erizos, barracudas, cocodrilos)

Bajo una paisaje idílico, un flat esconde numerosos peligros. Muchos de sus habitantes nos recuerdan que no pertenecemos a ese mundo, y que debemos movernos con respeto.

Hundirnos en sedimentos, o que el Caribe nos deje ardidos por días no es lo más grave. Invertebrados como medusas, corales, erizos o caracoles, con sus venenos, púas o protuberancias, pueden producirnos heridas muy dolorosas. Incluso incapacitantes para el resto del viaje. Otro tanto sucede con las rayas, aunque en el agua clara son muy fáciles de ver.

peligros-flat
Un caso de mucho cuidado son las barracudas grandes, rápidas como un rayo y cuya dentellada puede seccionar músculos, arterias y tendones como una sierra mecánica. Trate de no llevar colgantes o relojes que emitan destellos plateados e inciten a la curiosidad o confusión. Tampoco lave sus manos desde la embarcación. Cuando un bone nos las deja llena de mucus pegajoso, un poco de agua mineral y un trapo es mejor. Antes de manipular un bonefish, para tomarlo, sacarse una foto o devolverlo, observe a su alrededor que no haya ninguna al acecho (los guías buenos toman ese recaudo por nosotros). Lo mismo sucede al sacar fotos subacuáticas con la mano sumergida. No es la primera vez que tratando de arrebatar un pez, o algo parecido, una barra se lleve un dedo o parte de la mano.

Algo similar sucede con los tiburones, aún los pequeños de menos de 1,2 m. Especies de arrecife como el limón o los spinner sharks, pueden volverse pendencieros y agresivos sin previo aviso.

Varios destinos de agua salada, como Cuba, poseen cocodrilos de agua salada. Y hay sectores apartados donde su visita puede ser frecuente. Esto me recuerda a una anécdota con Juan Pablo Gozio. Pescando bones de vadeo aparecio un cocodrilo cubano (Crocodylus rhombifer), entre ellos y la costa. Pasaban los minutos y el saurio no se retiraba, observándolos semisumergido. El guía Ionjen dijo,  -no se va porque debe estar cuidando los huevos -. A lo que Juan Pablo contestó  – ese cocodrilo tiene los huevos en la arena y yo los tengo acá – (señalando su garganta). Y de esa manera se dio fin a una pesca demasiado arriesgada…

Equipamiento

bonefish-cuba28
Con moscas ligeras para aguas bajas, y si el viento lo permite, mi equipo preferido para pescar bonefish es un Nº 6, potente de saltwater. Este año use todo el tiempo la Tech Zalt Nº 6, con la que quede encantado y sacamos ejemplares de 2,5 a 3, 5 kg sin problemas.  Con viento, aguas más profundas (moscas grandes y pesadas), mucha situación de corte, o un mix de bonefish y permit, el equipo más adecuado es un Nº 8. En este caso pesque con la Tech Zalt Nº 8 (con una línea Nº 9 de bone) y el resultado fue realmente bueno.

Comentarios

5 Respuestas para “Bonefish con Mosca en Cuba (Cayo Largo y Jardines de la Reina)”
  1. Martin Bascialla dice:

    Diego, Feliz Año!!! que sea un 2013 excelente para vos y tu flia.

    Me encantó la nota y espero poder desarrollar en Venezuela, que si Dios quiere nos espera para mediados de enero…

    Un abrazo grande.
    Atte.
    MB

  2. Leonel dice:

    Diego, ante nada lo mejor para este 2013.
    Que linda pesca la del bone en flats, de las más picantes!
    Excelente la nota!!
    Abrazo.

  3. Omar Civale dice:

    Excelente nota. Muy buen año y buenas pescas.
    Omar

  4. Diego Flores dice:

    Muchas gracias por sus palabras. Definitivamente la pesca sutil de buenos bonefish, es una de mis preferidas absolutas!!!

  5. Fabian dice:

    Muy buena la info! no veo la hora de visitar Los Roques en marzo próximo y estrenar mi equipo de fly. Estuve el año pasado y realmente me quede maravillado de solo ver como pescaban los bones con fly. Yo llevé solamente spinning y no pude pescar ninguno.
    Los bones pasaban a metros de la orilla continuamente. Lo de tener cuidado es muy cierto, un par de sandalias eva de goma nos salvaron las vacaciones.. Mi sra pisó un erizo y la suela gruesa nos salvó del disgusto!