Dorados con Mosca, en el Río Dorado (Salta)

agosto 12, 2013 por  
Archivado en Fly Fishing, Notas de Pesca y Videos, Pesca

rio-dorado-fly-fishing
Textos Diego Flores. Fotos: Diego Flores y Agustín García Bastons.

Según la Real Academia Española “extraordinario” significa: fuera del orden o regla natural o común. Y entre los adjetivos que le caben al río Dorado, este es sin dudas el que mejor lo define. Enormes dorados residentes, en un pequeño río de montaña arropado en yungas vírgenes, son circunstancias que escapan a cualquier parámetro conocido. Un río de mosca que en Argentina no tiene parangón, y se alza al nivel de los mejores pesqueros del Amazonas boliviano.

El Dorado es un ámbito que deseé pescar durante años, pero una maldición de desencuentros, turbiones y caminos intransitables, me mantenían alejado. Hasta que llegó la posibilidad a través de Sebastián Zavalia e Ignacio De Freijo de “Fly Fishing Salta”, una operación que cuida y da acceso al tramo más picante de este río. Pero como en la Viña del Señor nada es sencillo, la fecha acordada coincidió con el primer frente frío (surazo) del año. Un fenómeno metereológico que paraliza al río como una puñalada. Fue así que pospusimos el viaje unos días, y aunque el frío empozó a los dorados y hubo que trabajar mucho para engañarlos, el resultado (sobre todo en términos de calidad) fue realmente excelente.

rio-dorado-fly-fishing1

El Dorado es un curso serrano/montañoso, que anatómicamente nos recuerda a los patagónicos Pichi Leufu o Malalco. Como pierde altitud en un corto tramo, resulta muy variado, con un intercalado de pozos y correderas, lleno de matices y ritmo. Su nacimiento se da en el límite con Jujuy, sobre las serranías Cresta de Gallo y Maíz Gordo, donde los vientos húmedos del Atlántico chocan contra la roca y descargan precipitaciones superiores a los 1500 mm. El clima es subtropical serrano, con estación seca invernal; este régimen determina la pesca, ya que de diciembre a marzo normalmente permanece turbio e impescable. Pero como todo sistema dinámico, todo puede variar: el pasado verano de seca, con agua caliente, baja y cristalina, fue tremendo para la pesca con moscas de superficie.

El río Dorado corre de oeste a este, hasta perderse por infiltración en el monte salteño. Está ligado a la cuenca Paranoplatense en forma intermitente; con crecientes excepcionales, se conecta al Bermejito (antiguo cauce del Bermejo), y por una serie de bañados, al Bermejo propiamente dicho.

rio-dorado-fly-fishing3

Por décadas, lo habitual era pescar dorados de 1 a 2,5 kg., y uno de 4 o 5 kg. era considerado un trofeo. Pero la gran inundación del 2004/5 trajo grandes cardúmenes de Salminus. Cuidados del chiretaje por los dueños de las fincas ribereñas, y con la disponibilidad de infinidad de forrajeros (sábalos, bogas, chuquisancas y bagres), crecieron a un ritmo de 1 kg. por año. Hoy la situación es excepcional, con una gran densidad de ejemplares de entre 5 y 10 kilogramos. En pozos como el Deslinde y Agua al Pecho pudimos ver gigantes que bien podrían tener entre 12 y 14 kg. Un acontecimiento que llama a la reflección, sobre como las autoridades salteñas tendrían que comprometerse más en proteger este, y otros santuarios del mismo tipo.

Nuestra excursión empezó a las 5,30 AM cuando Agustín García me pasó a buscar por el Hostal La Salamanca. Agustín es un genio de la pesca del dorado, miles de horas de interacción en agua cristalinas, le concedieron una experiencia y un sentido de observación que muy pocos poseen. Tras dos horas y media de asfalto llegamos a las Lajitas, y desde allí, otra hora de huella nos puso a orillas del Dorado. El río lucia bellísimo y sumamente cristalino, aunque el agua estaba helada, al punto que las líneas tropicales (duras como alambre) resultaban incasteables. Hubo que archivar el vadeo húmedo y echar mano a los waders respirables.

rio-dorado-fly-fishing4

De allí subimos el río, pescando unas 4 horas hasta que llegamos a las cabañas. Los dorados solo dieron 3 o 4 piques tímidos, y yo me concentré en los sábalos y bogas con húmedas, ninfas e imitaciones de musgos. Experiencias muy interesantes sobre las que hablaré más tarde.

Al mediodía nos detuvimos a almorzar, y ya en zona caliente nos dedicamos de lleno a los dorados. Ante mi perplejidad (por el agua fría), Agustín seguía insistiendo en superficie con sus imitaciones de lauchas. Pero sabía muy bien lo que hacía, porque contra una peña rojo carmesí, tuvo un par de piques explosivos, cobrando un bellísimo dorado de  8 kg. Ese día lo coronamos con algunos chicuelos, y pude conectar un regordete 5 kg. Este último tomo un streamer Chuquisaca donde el agua se aceleraba en una puntilla de piedra, y apenas pude retratarlo en una autofoto (con salpicadura) apoyado al lado de la caña.

A la luz de la fogata, en esa noche de la luna llena, corrieron muchas historias, mientras alimentábamos con los restos del asado a un muy confiado zorro de monte. Esta selva es muy rica en historias, y el nombre de los pozos cercanos nos traen testimonios de otras épocas. Como la India Muerta que habla de un suceso trágico o Catre Colgáo, donde los antiguos hacheros tenían que dormir en los árboles para no ser devorados por el jaguar.

rio-dorado-fly-fishing6

 O el caso de Vicente Bermúdez, un gaucho que por su sobrenatural destreza se creía que tenía un pacto con el diablo. Tigrero de oficio, siempre trabajaba solo y su especialidad era lacear o arrear ganado en las noches. Murió de viejo en el puesto de ingreso al río, un sitio al que muchos lugareños esquivan sin dar demasiadas explicaciones.

Al otro día sendereamos aguas arriba hasta Pozo Hondo, donde dorados gigantescos lomeaban orondos en el agua cristalina. En esos pozos sumamente alcahuetes, se impone un abordaje súper cuidado, como si fueran un quirófano. Sin ruidos y casteando desde lejos, se coloca la mosca en la entrada del pozo. Todo se define en 2 o 3 tiros, y un error arruina cualquier chance por horas. Allí con una rata de pelo de ciervo, Eduardo Armanini levantó una bestia de 10 kilos largos que cortó un tippet 0,45 mm como manteca. Una verdadera pena, porque hubiera estado muy bueno testimoniarlo fotográficamente.

dorado-saltando

Desde allí, en un mix de intentos con streamers para dorados y ninfas para bogas, llegamos a la junta del río Saravia. Tras unos tiros en la confluencia, bajamos pescando por unos 5 kilómetros. Allí Agustín perdió otro dorado muy bueno y tuvimos la fortuna de ver una enorme águila solitaria  y un tapir cruzando el río. Mientras tanto nos sobrevolaban bullangueros, coloridos tucanes, pavas de monte, urracas y loros soey.

Transcurrían las horas, y sentir que la mosca pasaba sin respuesta, pozo tras pozo sobre toneladas de peces, me esmerilaba la mente. Definitivamente el Dorado no es un río de números sino de calidad, y engañar a esos ejemplares residentes es una tarea técnicamente muy compleja. Pero peleándola hasta el último rayo de luz, conecté al dorado del viaje a la entrada de un pozo con una imitación de laucha Nº 4/0. Un pez que luchó de manera extrema con varios saltos y frenéticas corridas que sacaron mucho backing. Con una caña Nº 6 bien truchera, (una ST. Croix Imperial Nº 6) las sensaciones vividas fueron tremendas.

rio-dorado-fly-fishing2

Al otro día, en que pegabamos la vuelta a las 11 am, realice una sesión mañanera. Caminar las yungas al amanecer en solitario, me produjo una sensación a medio camino entre la fascinación y el temor. Usando ratones, tuve una mañana muy divertida (unos 6 o 7 piques), aunque ninguno supero los 2,5 kilos. Algunos tomaban son la delicadeza de una trucha subiendo a una seca, otros con un violento lavarropas. Ser testigo de estos diversos comportamientos, que desnudan la personalidad de cada pez, fue un verdadero regalo para los ojos.    

Bogas y Sábalos

Si hablamos de estas especies con mosca, el río Dorado es un escenario sumamente calificado. Un sitio donde experimentar y ampliar horizontes, en un contexto  100% a pez visto. Estoy convencido que pescar estas especies en ambitos del NOA es una realidad potencial, solo falta destinarles la cantidad horas/agua necesarias.

Ignacio de Freijo me había contado de una experiencia, donde pescando detrás de un grupo de clientes, tuvo varios piques de boga en correderas usando moscas de bonefish. Otros amigos que visitaron el río tuvieron resultados similares con sábalos. 

rio-dorado-fly-fishing7

Durante dos días destiné muchas horas a bogas y sábalos, con distintos tipos de ninfas, húmedas e imitaciones de vegetales. Pero en un show de toreadas, inspecciones y seguidas, hicieron de todo menos meterse la mosca en la boca. Estas acciones completamente visuales, se repitieron durante toda la salida. Faltó “tan poco” para generar piques; creo que con unos grados más que incremente su metabolismo, las cosas hubieran sido diferentes.

Sobre el final, y como forma de experimentación para sumar experiencia, les ninfeé unos trozitos de grasa de mi sandwich de lomito (encarnados a una Soft Hackle Nº 10). Así, en menos de 20 minutos, pude sacar 3 bogas de entre 2 y 3 kg, que dieron una pelea realmente tremenda. Estos peces, a parte de mostrarme la delicadeza con que toman el alimento, demostraron ser un barril de pólvora conectado al tippet.

El día que se les encuentre la vuelta, significara un enorme avance en el fly fishing de la región.

Servicios y Recomendaciones

Para más información u organizar un viaje a este paraíso de la pesca con mosca comunicarse a diegoflorespesca@gmail o al tel.: 011-1557803764.

rio-dorado-fly-fishing5

  • Por la presencia de jejenes y garrapatas, se usan ropas largas y cerradas en todas las aberturas. Es indispensable el rociado de pelentes y permetrina.
  • Como calzado se usan botas de vadeo bien firmes, para largas caminatas en lechos de piedra.
  • Los anteojos polarizados son indispensables para ver los peces.
  • Los equipos utilizados son Nº 6 o 7, con líneas flotantes, leaderes trenzados y cables de acero delgados y sin brillo (por el agua clara).
  • Las líneas sinking, tipo Wet Tip transparentes, son ideales para dorados empozados.

Comentarios

Una Respuesta para “Dorados con Mosca, en el Río Dorado (Salta)”
  1. Sergio dice:

    Tal cual lo describís Diego, un paraíso. Este año estuvimos y disfrutamos muchisimo con Sebastian, Pelado y Agustin. Adicionalmente capturamos excelentes dorados con secas y streamers. Muy recomendable…