El Milagro de la Trucha Cordobesa: Pesca con Mosca y Conservación

mayo 7, 2012 por  
Archivado en Fly Fishing, Notas de Pesca y Videos, Pesca

trucha-espinillos
Textos Diego Flores.

Cuando uno analiza el fenómeno “trucha cordobesa”, se toma conciencia que es un acontecimiento cuasi milagroso. Lejos del escenario ideal de la Patagonia, Córdoba plantea condiciones ecológicas extremadamente marginales. Las temperaturas varían entre la congelación superficial de los ríos en invierno, a una máxima de hasta 28 Cº en verano. La sobrevida solo es posible en base a una población de peces, que por selección natural, se adaptó a un medio con cuellos de botella extremadamente hostiles.Por ello son tan nocivas las siembras de truchas domésticas o de otras procedencias: es como quitarle a la población los “ahorros genéticos” que lograron tras decenas de generaciones. Para sostener las pesquerías, no existe nada más práctico y económico que mantener el río sano y proteger a sus reproductores. Así de simple…

A la temperatura se le agregan ausencia de cubierta vegetal y un escaso aporte de materia orgánica terrestre. Otro tanto pasa por el régimen torrencial de los ríos y arroyos cordobeses. Con una marcada estación húmeda estival, cursos sin lagos en sus cabeceras y áreas de drenaje muy empinadas, abundan las crecientes o aluviones, sobre todo en los meses de diciembre a marzo. Los mismos, lavan los fondos de insectos y crustáceos, y hambrean a las truchas, que para sobrevivir solo cuentan con insectos terrestres (principalmente tucuras y hormigas).

trucha-espinillos5
Al igual que los árboles, las truchas generan anillos en sus escamas: cada anillo o marca anual corresponde a la detención de su crecimiento. Mientras las truchas patagónicas marcan sus escamas en invierno (reproducción + bajas temperaturas), las de Córdoba marcan en verano (altas temperaturas + perdida de alimento por aluviones).

Otro punto a destacar es que los ríos cordebeces son pequeños y muy frágiles. Allí, es muy facil que un puñado de furtivos o pescadores irresponsables, generen daños que tardan años en sanar. Por ello, en los ríos menos controlados o de fácil acceso, las truchas rara vez superan los 30 cm. Los buenos trofeos (40 a 60 cm) son privativos de áreas protegidas o muy inaccesibles.

Mientras en Patagonia la existencia de truchas partió de una iniciativa del estado, la existencia de la trucha en Córdoba es un fenómeno privado. No están allí por un interés económico o turístico, sino porque los pescadores locales quieren disfrutarlas. Esta nota narra un poco de esta epopeya, sobre cómo pescarlas, pero por sobre todo rescatar a los hombres o instituciones, que hacen posible ese “sueño milagroso” de pescar truchas serranas.

Mosqueando en Córdoba

espinillos-wordpress

Siempre afirmo que pescar truchas cordobesas es bastante más difícil que pescar sus homónimas patagónicas. Largas caminatas, una lectura de aguas completamente diferente, junto a aguas extremadamente alcahuetas, hacen que cobrar una buena trucha sea una proeza deportiva.

Por ello, cuando de técnicas sutiles se trata, se reconoce a los mosqueros cordobeses entre los mejores de Argentina . Con el cuero endurecido por sus difíciles aguas natales, terminan obteniendo notables resultados cuando visitan el sur argentino.

Al momento del relevamiento, tras fuertes crecidas , el río estaba alto, turbio, espumoso y lavado de alimento. Es la época de una de las pesca más excitantes, las que se realizan con imitaciones de tucuras (saltamontes o hoppers). Según los expertos, es más fácil que una trucha grande suba 2 m a tomar una tucura que sorba una ninfa a 20 cm de su nariz. Los peces se buscan fundamentalmente en barrancas de pasto, muchas veces a 1 metro de la costa y solo 50 cm de profundidad. En este punto una observación cuidada, un vadeo sigiloso y pescar aguas arriba, es el la clave del éxito.

trucha-espinillos3
Cuando el viento arrecia, las tucuras caen al agua por miles y también se las pesca en largas derivas en pozones o correderas de piedra. Los piques son muy agresivos y al clavar, hay que esperar un poco para que el pez acomode una mosca voluminosa en la boca. Caso contrario, como me sucedió, se malogran muchos piques.

Durante mayo, y con las primeras heladas, se reestablen las poblaciones de insectos acuáticos y desaparecen los terrestres. Aquí se asisten a los lances más calificados y difíciles del año: pescar eclosiones de insectos diminutos (principalmente midges y efímeras) con moscas Nº 18 al 26 y tippets 6 o 7X. Una pesca de laboratorio que apasiona a los pescadores más exquisitos.

En Córdoba, normalmente se realiza un vadeo húmedo con ropas de secado rápido. Como es una zona con abundancia de víboras, recomendamos botas de vadeo resistentes, polainas antiofídicas y observar muy bien donde pisamos. Otro tanto sucede con las manos, ya que el terreno accidentado impone pequeñas escaladas tomados grietas o aristas rocosas.

Los hombres e instituciones detrás de las truchas

trucha-espinillos7

Con motivo de esta nota reunimos a dos de las ONGs más activas en Córdoba. Por un lado una asociación vieja y experimentada como el “Grupo de Pescadores Conservacionistas Los Espinillos”, y por el otro una joven como el “Grupo Olaen”, que da sus primeros pasos para cuidar los ríos de La Falda (ver Grupo Olaen). Juntos, pescamos el río los Espinillos por 2 días, y en acaloradas discusiones de sobremesa debatimos temas realmente urticantes. Hablando con sus respectivos presidentes, Esteban Psenda (Espinillos)  y Gustavo Estévez (Olaen), junto a los curtidísimos Carlos Miti y Fernando Tártara, vimos cómo sus problemáticas, cambian con las circunstancias geografícas y políticas.

Los Espinillos empezaron hace más de 20 años, apadrinando 8 km. del bellísimo río homónimo. Se negoció con el poblador ribereño, se elevó la propuesta de manejo al Estado, y con muchísimo trabajo, se transformó a este río en una gema piscatoria. Hoy, con un solo acceso regulado, se redujo el furtivismo en un 90% y pasan por allí más de 1000 pescadores al año, a los cuales se concientiza y educa. Con dinero de su propio bolsillo, la veintena de asociados construyeron una cabaña, y pagan el salario de un guardaparque. Poniéndose en contacto con la institución y abonando una contribución muy accesible, cualquiera puede pescar este río.

trucha-espinillos6

Para Olaen el panorama es completamente diferente: un área enorme, muy accesible y difícil de controlar. Establecida la ONG, su plan fue iniciar la construcción de un refugio en el río Pintos, puerta de entrada a la zona y un área de control estratégica. Hoy la construcción está a medio terminar, e incluso enfrentaron vandalismos, como el volteo de una de las paredes. Es que muchos furtivos de la zona, ven con malos ojos el crecimiento de Olaen. Espinillos pasó por esta etapa, y sobrevivió,… es parte del duro crecimiento que le tocan a nuestras ONG dedicadas a la pesca deportiva.

Pasadas dos décadas de gestión, los Espinillos invitan a todos los mosqueros a visitar su río. Olaen plantea lo contrario: mientras no haya garantías de control, su idea no es promocionar la pesca en la Falda. Simple sentido común, crudo pero estrictamente necesario hasta que la situación mejore.

Esta es la realidad de la pesca en Córdoba. Por ello si visita sus ríos no deprede, no queme, no deje basura. Sepa que esas truchas y un río sano, son portadoras de muchísimo esfuerzo, por parte de simples pescadores igual a usted. Respételo y hágalo respetar. Hasta la próxima y una copa en alto por ese milagro llamado trucha cordobesa…

trucha-espinillos12

Contactos
Ambas ONG subsisten con aporte de sus socios y donaciones. Sin desean colaborar económicamente con el cuidado de las truchas cordobesas, o visitar el Espinillos estos son los contactos.
Grupo Olaen: grupoolaen@yahoo.com.ar. Tel.: 03548-15560318/03548-15530547/03548-15567055.
Grupo los Espinillos: e-mail: grupodelosespinillos@gmail.com. Web:grupodelosespinillos.blogspot.com.ar

Comentarios

5 Respuestas para “El Milagro de la Trucha Cordobesa: Pesca con Mosca y Conservación”
  1. Pablo Nicolini dice:

    Muy linda nota, y verdaderamente nuestras truchas son un milagro, pero que se logra con el sudor de un montón de esforzados pescadores, tanto de esos clubes como muchas otras agrupaciones.

  2. Martin Tagliabue dice:

    Diego, excelente el informe, este año fui por primera ves a Los Espinillos invitado por unos amigos cordobeses y quede encantado. Por el río y por lo que estan hciendo los muchachos del grupo, ojalá podamos seguir manteniendolo así, y se pueda copiar lo hecho aquí para trasladarlo a otros ríos castigados por el furtivismo como el Limay.
    Abrazo.

  3. Diego Flores dice:

    Pablo y Martín, gracias por sus palabras. Parece que últimamente el concepto de trucha cordobeza está creando mucho revuelo. De mi parte solo agradezco a aquellas instituciones (todas) que aportan su esfuerzo al mantenimiento de esas pesquerías. Es el ejemplo a imitar en distintos ambientes del país….
    Abrazos.

  4. Tuna Labarta dice:

    Estoy de acuerdo en apoyar y trabajar con los Grupos, para cuidar el Recurso Pesquero. En el NOA, estamos viviendo una franca decadencia. No hay cuidado ni siquiera de las especies autoctonas! La deforestación, contaminación, depredación, entre otros,sumado a la inoperancia gubernamental, están haciendo que estemos perdiendo muchos destinos turisticos, relacionados con el Medio Ambiente.
    Ojo! En el resto del Pais, se observa casi lo mismo.
    Cuando quieran voy a ayudar a traslocar y resembar dorados y truchas.

  5. Oldi Gandolfo dice:

    Hola, soy un novato pescador de truchas en Córdoba y procuro cumplir con todos los requisitos de la ley y de preservación del medio ambiente. Este finde 13/10/12, estube pescando en los ríos Guacha Corral, Rodeo de los Caballos y las Perdicitas, pocos peces pero al margen de esto, no ví controles en ninguno de los ríos mencionados. Si ví un verdadero rally de motos, cuatris y utv, muchos de ellos transitando por los ríos, con escapes libres que producen una contaminación auditiva impresionante. Creo deberían aumentar los controles pero en Córdoba el Gobierno poco hace por esto,si no fuese por estas agrupaciones, asociaciones o grupos de gente que se preocupa por la preservación del ambiente, esto estaría mucho peor.