Pesca con Secas y Ninfas en el Río Limay Superior

septiembre 24, 2008 por  
Archivado en Fly Fishing, Notas de Pesca y Videos, Pesca

ninfas-y-secas

Por Diego Flores

No solo de streamers vive el pescador del Limay Superior. Tras años de cuidado, hoy existen muchas arco iris de 40 a 55 cm, que en la circunstancia correcta pueden darnos una pesca fina de primera clase. Aquí les cuento lo que fue una de mis últimas visitas al río, a principios de diciembre de 2006.

Tras consultar la página windguru.cz, descubrí que nos tocaría una mañana soñada: soleada, cálida y con menos de 5 km/h de viento hasta el mediodia. Si bien no estaba en mis planes (pero de hecho la llevaba conmigo), preparé mi amada Ultrafine de Orvis (7,9 pies para línea Nº 2).

A la mañana temprano, nos encontramos en la entrada de Rincón Chico con Ricardo Pisarenko y Oscar Dono. Los muy astutos, ya tenían armadas sendas cañas livianas con secas y ninfitas. Empezamos en las difíciles aguas del Acuario y la Bahía. Oscar, que por su trabajo de guía estaba sumamente afilado, nos pintó la cara con dos arco de 45/50 cm que picaron en unas pupitas oscuras Nº 16. Su secreto: suspender las ninfas con strike indicator a la profundidad de crucero de las truchas, al estilo mojarrero que se utiliza en el embalse del río Sauce Chico. El resto de nosotros, con un batallón de arco iris que desfilaban ante nuestros ojos, nos cocinamos a fuego lento sin poder clavar ninguna.

De allí fuimos al Conde donde detectamos una arco de 2 kg a 20 metros para streamer, y otra de 1,2 kg a 10 metros para ninfas. Me decidí por la segunda, y a pesar de que comía en un remanso donde la línea entraba bastante desacomodada, al cuarto tiro la saqué con una prince Bead Head Nº 12 y tippet 4X. Solita mi alma me quede insistiendo, cuando se disparó una eclosión de caddis y aparecieron tres peces más, comiendo como locos pupas entre 5 y 20 cm de la superficie. Con estudio y paciencia saque otro más, superior a los 50 cm. Pinché el tercero, que se desprendió casi en seguida. La más difícil, una hembra ubicada profundo, se movió dos veces sin tomar. Insistí y logré sacarla con una pupa de liebre de mi autoría (San Pupa) Nº 14. Una garrafa de 1,8 kg que dió una lucha terrible. Verdaderamente un lujo.

Como un fantasma apareció en lo profundo del pozón una enorme marrón de más de 3 kg. Fueron 2 o 3 visitas fugaces a más de 3 m de profundidad. Por más plomo que le puse al leader (boleándolo como la masa de un cruzado) no hubo forma de lograr una sola presentación con chances de pique. Una muestra más del potencial de este gran río.

Tras un asadazo en el quicho, volví por revancha al acuario, herido en mi orgullo y como un asunto “estrictamente personal”. Empecé con 4X, y luego con 5X por el miedo al corte entre las ramas. Ni mu. Lleve el líder a 3,5 metros y me la jugué con un 6X fluorocarbonado con un emerger de antron Nº 16 y nada. Lo presentaba a 50 centímetros de las narices, lo inspeccionaban y seguían de largo. Pase a una Griffing Gnat Nº 22, por si estaban comiendo piojitos del sauce (Tuberolachnus saligna). Dos o tres veces coloque la mosca bien cerca de sus narices. Nada de vuelta. Mientras tanto, Pisarenko, me taladraba el cerebro con sus cargadas –“esa no la sacas más” “huy te saco la lengua” y todo lo que se puedan imaginar….

Que mier….. están comiendo, pensaba, mientras intentaba ver bajo el reflejo del agua. Las dos o tres arco repetían el mismo patrón. Salían debajo de los sauces, picoteaban algo invisible a 5 o 10 cm de la superficie y tras dar una elipse de 10 metros, se metían de vuelta bajo las ramas.

Pelechitos de mayflies!!!!! Y pensando en Meridialaris busqué una Peasant Tail flotante Nº 18. A la primer presentación correcta tomó. Y toda la “mala leche de la mañana”, trocó en dos bendiciones del Señor. Primero: clavé la mejor del grupo. Segundo: eligió correr hacia aguas abiertas. Una cosa es sacar una arco iris de 22 pulgadas en el Malleo en marzo, y otra es sacar un pez del mismo largo (pero un 30% más musculoso) con el Limay corriendo en 400 metros cúbicos por segundo.

Esa arco iris peleó con tanto corazón y me llevó tan al límite, que una vez capturada, fotografiada y devuelta, dí por terminada mi sesión de pesca fina. Tenía lo que quería y con creces….

Como corolario, le dedicamos toda la tarde al S.T y el streamer. Al grito de “no tomen prisioneros”, le dimos duro hasta el límite de la tendinitis. El resultado fueron dos tremendas fario (marrones grandes), que se desprendieron antes del minuto de lucha. La mía, un verdadero animal, picó en el remanso de la curva grande, anduvo mansa unos minutos y se sacó un anzuelo 9672 Nº 2 de la boca como si fuera un escarbadientes. La grandes residentes de ese pozón, doctoradas en todas la ténicas de pesca conocidas, solo toman por ira o error. Y si metieron la pata tienen una docena de trucos para desanzuelarse recién empezada la lucha.

Ganar y perder, perder y ganar. Pero bien en serio. Así es el Limay Superior. A disfrutarlo….

Notas Relacionadas:

Comentarios

7 Respuestas para “Pesca con Secas y Ninfas en el Río Limay Superior”
  1. Mariano dice:

    Muy buenos tus relatos , hacen la espera más corta.

    Mariano

  2. Leo Kutu dice:

    H´no de los nzuelos, Diego: La esencia del pescador,…la raza,…la porfía alimentada por la pasión y el entusiasmo,…el respeto por las artimañas de la naturaleza,…y cuántas cosas más surgidas en tu relato.
    Todos estos aspectos en una virtuosa metamorfosis, el pez y el pescador.
    Es verdad, el pez gana y el pez pierde,…el pescador gana y el pescador pierde.
    Todo lo misterioso tratando de ser revelado,…pero no,…el misterio seguirá vivo en el mundo de la pesca, para que siga siendo bello y cautivante ir a pescar.
    Un afectuoso sapukay.
    LEO KUTU
    p/d: te invito visites mi blog: lospasosdelpescador.blogspot.com

  3. Tincho Born dice:

    Diego: que bueno es leer uno de tus relatos y poder sentir por un instante que lo estoy viviendo yo mismo o compartiéndolo con vos como en algún otro momento. Esa idea testaruda de querer hacer picar a una de esas que no pican, de ir a casa con la idea fija de como hacerlo en la próxima salida o poner la mosca que nadie pondría, pero con los mejores condimentos (la Fe y el respeto) es algo fascinante.
    Para uno de mis mentores. Todo lo mejor.
    Tincho Born

  4. Diego Flores dice:

    Mariano gracias por las palabras, esa es la idea…..

  5. Diego Flores dice:

    Tincho, todavía estás en España? Volviste a Punta Alta? Todavía conservas la Seven Eleven de Orvis que te vendí (no sabes como la extraño)?
    Me alegra mucho que este relato te permita revivir esas pescadas que nos marcaron a fuego. Para mi, todavía sos el pescador de ninfas más impresionanate que ví jamás en un lago.
    Te acordás de la tremenda arco iris que sacaste enfrente del club. Yo había buceado la costa dos días antes, la tenía marcada, viniste vos y me la macheteaste con una “Recodaco Halfback”. Y cuando estabamos en Malleo y una marrón de 3 kg me comió una arco iris chiquita prendida a una seca…2 veces!!!!!! La tuvimos prendida como 10 minutos y al final se llevó su presa nomás. Que hubiera sido de nosotros de tener una camara de video: nos hubieramos llenado de guita!!!
    Cuantas pescas, cuantos recuerdos del Poncho Negro.
    Mandame algunas fotos así refresco el blog con algún relato de pescadores “universitarios y ratones”.
    Te acordas de las ninfas que ataba el Santi Lesta con dubbing de la colcha porque no tenía guita para Antron. Como las sometía a una prueba de “Luminosidad y Bichosidad”; las tremendas arco que sacó en el kilómetro 4 del Nahuel.
    Te acordas,….te acordas,…

  6. Horacio Villanueva dice:

    Si “Tincho Born” es Martín de Punta Alta coincido con Diego es un gran pescador con ninfas y añadiría estupendo atador con gran sentido de las proporciones y los tonos. Algún día me gustaría pescar como él. A Diego lo conocí a través de la Guía de pesca Andino Patagónica que me trajo Martín y me pareció muy didáctica, así como los distintos artículos en tantas publicaciones. A los dos felicitaciones y cordial saludo. Horacio.- (Punta Alta)

  7. Diego Flores dice:

    Efectivamente Horacio, Tincho Born es Martín Blanco un gran pescador con mosca nacido en Punta Alta, con el que vivimos muchas, muchísimas aventuras de pesca. La mayoría en el lago Nahuel Huapi, que nos quedaba a pocas cuadras de casa y al que visitabamos prácticamente todos los días de la temporada.
    Ambos fuimos compañeros de Universidad (en el Comahue), y de hecho para que pudiera terminar la carrera (en ese momento su familia sufría grandes apremios económicos), junto al Pepe Sánchez lo alojamos en casa por casi 2 años. Fue un gran compañero, un amigo íntimo, una de las pocas personas que me entendió en lo profundo.