Introducción de la Carpa en Argentina: Parte 1, Contexto Mundial e Histórico

agosto 20, 2015 por  
Archivado en Notas de Pesca y Videos, Pesca

carpa-historia-1
Investigación y textos Diego Flores.

En Argentina existen innumerables registros, seguimientos e investigaciones sobre la introducción de los salmónidos, pero no ocurre lo mismo con la carpa común (Cyprinus carpio). Algo llamativo ya que es el pez exótico de más larga en nuestro territorio, introducido a mediados del siglo XIX, varias décadas antes que las siembras patagónicas impulsadas por el Perito Moreno.

La llegada de la carpa al país es el resultado de un proceso de miles de años de antropocoria, que terminó transformándolo en un pez de agua dulce cosmopolita, y el teleósteo más investigado y cultivado del mundo. Mucho se apoya en aspectos biológicos como su plasticidad, rusticidad, tolerancia al manejo, una dieta muy variada, alta conversión alimentaria, rápido crecimiento y alta fecundidad. Se le suman amplios rangos de tolerancia en cuanto a contaminación, temperatura, oxígeno disuelto y salinidad. Una “máquina biológica”, capaz de producir proteína animal a un costo muy bajo, en los lugares menos imaginados.

Hoy, por su capacidad invasora y las modificaciones que produce en los ambientes acuáticos, la carpa forma parte de las lista de las “100 de las especies exóticas invasoras más dañinas del mundo” de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Esta lista de los “100 infernales” es compartida con importantes peces de valor deportivo como la perca nilótica, la trucha arco iris, la trucha marrón, el black bass y la tilapia.

¿Por qué la carpa es como es?

mar-caspio

La adaptabilidad y plasticidad de la carpa es el resultado de la poderosa presión ambiental donde se originó. La misma comprende el este de Europa y Asia (Laurasia), tomando como principal referencia las cuencas de los mares Caspio y Aral, donde los científicos estiman que vivían los ancestros de Cyprinus carpio, que luego se dispersaron al oeste de Europa y el este de Asia. Sin embargo resulta difícil determinar su ambiente original debido a la antiquísima antropocoria de la que fue objeto.

Ambos espejos, con decenas de miles de kilómetros cuadrados, son el final de las más gigantes cuencas endorreicas del mundo. Durante los últimos millones de años estos espejos sufrieron profundas modificaciones en su habitad, variaciones de temperatura y aislaciones geográficas durante las glaciaciones pleistocénicas, cambios en la salinidad, desecaciones y rotundas transformaciones del alimento, en que las “paleocarpas” tuvieron que adaptarse para sobrevivir.

Tomando como ejemplo el clima actual Uzbekistan, aparente epicentro del genoma de Cyprinus carpio, vemos que es extremadamente continental, con enormes variaciones de temperatura y una media anual de 13 ºC. Sus inviernos son fríos con una gama de -2 ºC y mínimas conocidas de hasta -40 ºC. Los veranos resultan extremadamente cálidos y secos, con promedios de 30 ºC y picos de 45 ºC. La mayor parte del país es bastante árido, con escasas precipitaciones: 100 a 200 mm anuales, concentradas en su mayoría en invierno y primavera.

Subespecies de carpas

carpa-historia-7

Un detalle no menor es que actualmente las carpas poseen 3 subespecies bien diferenciadas:

  • Carpa común europea (Cyprinus carpio carpio): con epicentro en el este de Europa tomando como referencia las cuencas de los ríos Danubio y Volga. De esta subespecie derivan las líneas domésticas europeas, que fueron las más distribuidas en territorio americano y argentino.
  • Carpa común asiática (Cyprinus carpio haematopterus), con epicentro en Asia, tomando como referencia las cuencas del río Yangtsé. De esta subespecie deriva las llamadas carpas koi presentes en Argentina, pero con mucha menor incidencia que la anterior.
  • Carpa roja (Cyprinus carpio rubrofuscus), con epicentro en el Laos, Vietnam y el sudeste de China, tomando como referencia las cuencas de los ríos Amur y Rojo. Considerada como una especie independiente por algunos autores, Cyprinus rubrofuscus, en estado adulto no supera los 30 cm de largo.

La evolución del genoma en la carpa común exhibió dos oleadas de reordenamientos: una duplicación del genoma completo (entre 12 y 16 millones de años años) y una ola más reciente de duplicaciones segmentarias que ocurrieron entre 2,3 y 6,8 millones de años. Por último la divergencia entre C.c. carpio y C.c. haematopterus, ocurrió hace más de 500.000 años, como consecuencia de una aislación poblacional anterior a la glaciación Weichselience.

La variación genética en las poblaciones domesticadas de carpa es significativamente menor que en las poblaciones silvestres, como consecuencia de la selección artificial humana. En la actualidad existen alrededor de 30-35 linajes o cepas domesticadas de carpa común en Europa.

Carpicultura y distribución por el mundo

carpa-historia

El cultivo de carpas o carpicultura es el más inmemorial de todos los conocidos, ya que era practicado por sumerios, chinos y romanos. Las referencias más antiguas datan del 3500 A.C. en la antigua China, y ya en el 1400 A.C. existían leyes de protección frente a los ladrones de pescado. El primer tratado conocido sobre carpicultura fue escrito por el acuicultor chino Fan Li en el año 475 AC. Como metodología practicaban la recolección de sus huevos y larvas en las aguas naturales, para luego sembrarlas en los estanques donde se las cultivaba hasta alcanzar su peso de mercado.

En las culturas orientales existen registros de más de 2000 años de antigüedad que atestiguan el traslado de peces a los campos de arroz con variados propósitos: control de larvas de dípteros vectores de parásitos, control de malezas acuáticas, abono del fondo, fuente de proteína animal, recreación y esparcimiento. La carpa es una de las pocas especies capaces de satisfacer todos estos requerimientos dentro de un arrozal y actualmente es la especie más utilizada para estos fines.

Aunque no se puede determinar con precisión el momento en que comienzan a producirse las primeras introducciones de carpas en Occidente, se sabe que en épocas de los romanos la carpa común fue tomada de la cuenca del Danubio y distribuida por otros países del imperio.

carpa-historia-6
Ya en occidente, Plinio el Viejo atribuye al general y cónsul romano Lucinius Murena el invento del “estanque de cultivo” (llamado piscinae) y cita las grandes ganancias que su explotación comercial generaba en el siglo I. Claudio Eliano, en el siglo II D.C. fue el primer autor en describir en forma precisa a las carpas, refiriéndose como “kyprianos, un pez negro capturado a través del hielo durante el invierno en el Danubio“.

Así la carpa se transformó en un alimento de lujo en el período romano medio y tardío. Buena parte del éxito del cultivo de la carpa en estanques, se basa en su capacidad de aceptar cereales proporcionados por los granjeros.

Influencia religiosa en la carpicultura y la salmonicultura

Es difícil de precisar, pero se estima que la carpa comenzó a ser distribuida como alimento por griegos y romanos, en sitios no originarios de Europa entre los siglos XI y XII. En el tratado filosófico y de historia natural “Liber Subtilatum“, ya se habla de peces silvestres en el río Rin (Alemania) a partir del 1200. En similares fechas pasaron a Francia, Inglaterra y Holanda. La tradición de los estanques en el territorio checo se remonta al siglo XII, cuando en 1115 fue edificado el primer estanque artificial en Bohemia. La realización de esa obra fue permitida por un decreto emitido por el Monasterio de Kladruby.

carpa-historia-2
La carpicultura en Europa fue errática hasta que tomó fuerza hasta la Edad Media (XIII y XVI), por intermedio de los monjes y clérigos de las abadías. Se la realizaba en estanques alimentados por ríos o arroyos, en que básicamente se engordaban carpas y truchas marrones. Este fenómeno se vio fuertemente impulsado por las creencias religiosas de la época. La Iglesia Católica siempre tuvo pruritos en comer la carne de mamíferos en ciertos períodos del año, un fenómeno muy asociado a la lujuria por su cópula interna. A partir el siglo XII la Iglesia reforzó la observancia estricta de la “Regla de San Benito de Nursia”: se prohibía comer carne los viernes, sábados, durante las 4 semanas de Adviento y los 40 días de la Cuaresma. Sumado a la recomendación de los miércoles, la cifra oscilaba entre 120 y 180 días anuales.

La segunda obligación era que el pescado tenía que ser vendido con vida. Caso contrario, tenía que ser salados, secos o ahumados. Para las personas que vivían cerca del mar, especialmente en Inglaterra e Italia, no fue un gran problema. Caso contrario fue en países o regiones alejadas de la costa. De allí que la carpicultura tome forma principalmente en Europa Central, actual Checoslovaquia y Alemania, donde se desarrollaron las primeras mutaciones de carpa espejo por selección artificial.

carpa-historia-final2
La acuicultura medieval europea se dividió rápidamente en dos ramas: las granjas de truchas desarrolladas principalmente en áreas montañosas, mientras que el cultivo de carpas (y otros ciprínidos) se producía en tierras bajas y cálidas, donde tenían un mejor crecimiento. Los típicos “estanques de carpas” eran pozas eutróficas, poco profundas, con un fondo fangoso y una densa vegetación acuática.

Estos acontecimientos medievales explican en parte la falta de consideración, y el posterior odio de las carpas en Argentina. Españoles e italianos, la base de nuestra inmigración, siempre consumieron peces de mar, despreciando los de agua dulce a excepción de los salmónidos. Como excepción se encuentra el pejerrey, de características organolépticas muy similares a un pez marino. Lo contrario hubiera sucedido de haber recibido una mayoría de inmigrantes del centro o este de Europa. Por ejemplo, en Polonia, la República Checa y Eslovaquia, una comida muy habitual consiste en carpa frita con ensalada de patatas y sopa de pescado o de col. Allí la carpa forma una parte muy importante de la tradición navideña, de manera equivalente al pavo asado en EEUU o Inglaterra.

carpa-historia-final
Queda patente que las fuerzas que trajeron la carpa a nuestro país no son antojadizas sino y que los acontecimientos actuales en relación a este pez, hunden sus raíces culturas antiquísimas y miles de años de historia y antropocoria.

Nos vemos en la Parte 2 de este informe donde analizaremos el fenómeno de las carpas Koi, la llegada de la carpa a distintos países del mundo, y como se distribuyó en Argentina tras su introducción en las provincias de Entre Ríos y Córdoba, a partir de mediados del siglo XIX.

Comentarios

Una Respuesta para “Introducción de la Carpa en Argentina: Parte 1, Contexto Mundial e Histórico”
  1. Gonzalo Fernández dice:

    Muy bueno Diego, gracias a la pesca con mosca, empecé a respetar mucho esta especie despreciada y la verdad me resulta muy interesante, muchas gracias, excelente artículo!

Dejá Tu Comentario

Compartí tus ideas
Pueden ser muy importantes para todos... gravatar!