Lenguados con Mosca en San Blas (Parte II)

noviembre 22, 2008 por  
Archivado en Fly Fishing, Notas de Pesca y Videos, Pesca

lenguado

Por Diego Flores.

Mi experiencia con peces planos es pobre, pero debido a la falta de bibliografía me permito expresar algunas conclusiones. En primer lugar, me sorprendió su agresión y voracidad. Uno piensa que pescar lenguados con mosca es más un capricho que una pesca concreta. Lo cierto es que en condiciones adecuadas (y la ría parece un ámbito bastante estable), desatan un frenesí cazador comparable a una tararira o dorado, por dar ejemplos.

El pique es firme y requiere de una respuesta concreta de la mano izquierda, para penetrar en su boca ósea. En portes menores a los 2,5 kg su lucha es lenta, pesada sin acciones explosivas. Algo que se evidencia con solo ver su conformación, completamente inversa a un nadador de aguas abiertas. Según Manfred los ejemplares más grandes (4 o 5 kg) son otra cosa: con potentes empacadas y largas corridas. Manfred ha escrito un gran artículo sobre este pez en el Boletín Mosquero, el cual recomiendo leer al final de esta nota.

Para una primera experiencia recomiendo contratar un guía durante una o dos jornadas, hasta empaparse del mundo técnico de este pez. Luego es muy realizable por nuestra cuenta: la ría es un accidente accesible y se lee como un río patagónico o un arroyo correntino. Un pescador con sentido común que maneje el Google Eart, tendrá muchas chances de lograr una buena pesca. Todo en un destino turístico de belleza singular, agreste, relativamente económico y sin grandes requerimientos de equipo o combustible, como otras especies.

Tips Técnicos

Caña: teniendo en cuenta un peso promedio de 2 kg, y una máxima (razonable) de 5 o 6 kg, considero adecuada una caña moderna Nº 6 o 7. Incluso un pescador inquisidor podrá jugársela por un equipo uno o dos números más bajos. Aún así tenga en cuenta los fuertes vendavales de la zona. En mi caso usé una caña Nº 6/7, un poco excedida para peces de hasta 3 kg, pero muy justa para penetrar en el viento con un bucktail de 12 cm. Si las condiciones climáticas o el agua complican demasiado las cosas, recomiendo CUBRIRSE LA ESPALDA con un equipo liviano de spinning (caña de 6 a 14 libras, multifilamento 0,16 mm, minnows tipo Rapala Floating de 9 a 11 cm. y algún Soft Plastic tipo WildEye de Storm). En nuestra estadía funcionaron de maravillas los Shinner King de Marine Sports.

Reels: no demanda grandes exigencias. Con un Batenkill, Lexus o Sistem Two L estamos bien cubiertos, realizando siempre un minucioso lavado y aceitado después de cada jornada. Capacidad: la típica de trucha, 80 a 90 m de backing de 20 libras.

Líneas: en cuanto a las líneas, la “llenada de escamas” que me pegó Manfred con su Wet Tip me marcó a fuego. La considero un elemento esencial, ya que cuanto más cerca le pasemos la mosca a la boca de los lenguados, las posibilidades de pique crecen exponencialmente (sobre todo en aguas turbias). Igual, en mi opinión, la mejor opción para la ría Jabalí es una WF-F (o mejor aun un Shooting Flotante con running fino), buscando la pasada justa de la mosca con un par de polyleaders (hundimiento II y IV) según el tipo de accidente. Como en el caso de la steelhead santacruceña, es una pesca que se mide del fondo para arriba, siendo ideal pasar la mosca no más allá de 30 o 40 cm. del mismo. Como el lecho es mayoritariamente arenoso no existen problemas de enganche. Los tiros normales oscilan entre 10 y 22 m.

Tippet: de 60 a 80 cm. de nailon 0,35 mm, en caso de un polyleader. Un tema a considerar son los filosos dientes de este pez, al punto que quienes lo pescan con carnada usan cable de acero. Prefiero prescindir del mismo, e inclinarse por un shock tippet de 20 cm fluorocarbono del 0,40 mm.

diego flores

Moscas: ambos obtuvimos resultados con bucktails blancos (Manfred una Blonde y yo una Hi-Ti) de 10 a 12 cm. Buscando peces trofeos (4 a  8 kg) o en aguas más turbias, elevaría el tamaño de la mosca a unos 2 o 3 cm. Las moscas deben ser livianas para entrar en el viento, pero con buena silueta lateral, y no demasiado desvestidas (un poco más cargadas que para una trucha). Brillos sí, pero sin exagerar. Pensando en imitaciones de pejerrey los materiales sintéticos del tipo Craft Fur, Dorado Fly Fibers, Puglissi o naturales como el Suri abren un espectro amplísimo de posibilidades.

Anzuelos: otro tema crítico. Los lenguados tienen boca dura y zafan bastante. Por ello descarte los clásicos 3407 o 34007 usados en pattenrs marinos. Lo ideal es un anzuelo resistente, pero de de alambre fino y microrebaba (entre facil y salga fácil). Con peces normales los Mustad C52S BNL (Nº 1 al 2), prácticamente no erran piques. Ante mayores pesos me cubriría con anzuelos de las mismas características, pero más resistentes del tipo Gamakatsu Octopus o Owner “Ebi Baitholder Hook” (Nº 1/0 al 2/0).

Accesorios: waders respirables. Pinzas de plástico o boga grip para manipular las capturas. Pinza de punta larga para extraer anzuelos (los lenguados muerden duro, produciendo heridas cortantes). Anteojos polarizados par ver bajo el agua (peces y accidentes). Un morral o riñonera en bandolera con lo necesario (tippets, leaders, y unos 20 streamers acomodados en una caja amplia). Sombrero y mucho protector solar.

Conociendo al lenguado

Nombre científico: Paralichthys brasilensis, la especie más grande y representativa de nuestro país.

Tamaño: tallas máximas observadas son 103 cm (y 12 kg) en hembras y 61 cm en machos.

Distribución geográfica y comportamiento: la especie está presente desde Brasil, hasta la Patagonia (12ºS – 54º S). Demersal, habita aguas en aguas costeras, bahías y estuarios entre 0 y 20 m de profundidad. Tiene afinidad con ambientes salobres (donde se vuelve bastante residente), como la Laguna de los Patos en Brasil, Bahía Samborombón y Mar Chiquita en Argentina. Prefiere siempre fondos arenosos o lodosos (no rocosos).

Temporada de pesca: desde principios de octubre hasta finales de mayo, siendo excelente el inicio de la temporada.

Anatomía: cuerpo oblongo, muy comprimido, con una pequeña concavidad en el perfil dorsal, a la altura de la cabeza, los ojos sobre el lado izquierdo. Pedúnculo caudal corto y medianamente alto. Escamas pequeñas, cicloides en ambos lados del cuerpo. Línea lateral con una marcada curvatura sobre la aleta pectoral. Boca grande, en posición oblicua, el extremo posterior sobrepasa la vertical que pasa por el borde posterior del ojo inferior. Está armada con dientes notorios, dispuestos en una sola hilera. Ojos pequeños (caben unas seis veces en la longitud de la cabeza), separados entre sí por un espacio chato comprendido entre 1,2 y 2 veces el diámetro orbitario.

Coloración: en el lado oculado, fondo pardo verdoso a marrón oscuro uniforme o con manchas u ocelos irregulares. Lado ciego blanco.

Reproducción: aparentemente ocurre durante el verano en pequeños grupos de 3 a 15 individuos. Los adultos son solitarios y voraces cazadores.

Datos del guía: Manfred Relling es un verdadero amante de la pesca con mosca y un gran conocedor de la zona. Profesional y serio, posee un trato refinado que hará de su salida de pesca una gran experiencia en todo sentido. Para contactarlo llame al: Tel. (02920)-1547-7719, e-mail: manfredrelling@hotmail.com.

Nota del Editor: durante esta salida se realizaron unas fotos hermosas, pero por un problema de archivo de Perfil se perdieron en su mayoría. Una pena porque mostraban de una manera cabal el entorno y la forma de pescar este curioso pez.

Ver:  Lenguados con Mosca (parte I)

Comentarios

8 Respuestas para “Lenguados con Mosca en San Blas (Parte II)”
  1. Leo Kutu dice:

    Hno. de los anzuelos, Diego:
    Buen detalle científico en la descripción del lenguado, es muy útil.
    Pesca y docencia deben ir siempre de la mano, sobre todo en estos tiempos que se necesita formar para convencer y seguir defendiendo el equilibrio ecológico.
    En cuanto al agregado final (tippet) de fluorocarbono o cable de acero, cuando de peces “cortadores” como los que mencionas se trate , una experiencia vivida(que no por eso se convierte en una máxima ni nada parecido), me hace optar por lo segundo.
    Experiencia: clavé un doradito con la mosca y al retirarlo observé que tenía un anzuelo unido a fluorocarbono y el chicote que debería estar suelto lo tenía curiosamente enredado (en parte) en las agallas. Si bien es cierto es una rareza ya que no me explico cómo puede introducirse a “contra pelo” (salvo en los saltos previos al corte) entiendo que de haber tenido cable de acero pendería lateralmente sin riesgo (tal vez tampoco).
    A partir de allí medité mucho al respecto, y me imaginé protagonizando una experiencia similar usando fluorocarbono…en fin, aquí en apretada síntesis…da para opinar y mucho.
    Un fuerte abrazo, que seas feliz en la vida y,…
    Un afectuoso sapukay.-

  2. Gonzalo Herrero dice:

    Gracias Diego por la nota. La estaba esperando ansioso y como de costumbre, vale la pena esperar tus notas!!

    Si me permitis agregaria:
    - Lastrar algunas moscas con ojos de cadenita.
    - Lideres cortos de hasta 7 pies 20 libras. Los Frog hair de Redfish funcionan muy bien. Luego shock de acero 10lbs o shock de fluoro.
    - Prefiero lineas Wet Tip cuyo sink belly sea corto asi me da mas control de linea. Hundimiento 2 hasta 5 dependiendo del lugar a pescar.

  3. Diego Flores dice:

    Gonzalo agregá todo lo que quieras, que en esto del lenguado con mosca todos andamos en cueros y con una “hoja de parra”….

    ¿Qué experiencias tenés con cable de acero, me interesa mucho ese tema?

  4. Gozalo Herrero dice:

    Uso cable de acero de 10lbs por default y salvo que el agua sea muy transparente y no este obteniendo piques no me paso al fluorocarbon porque en ocasiones me han cortado. De hecho el cable de acero ya lo usaba cuando los pescaba con carnada.
    Sobre gustos no hay nada escrito decia una vieja mientras se chupaba los mocos… ;>)
    Ahh, me encanto tu frase. 100% de acuerdo. Por eso me atrae la pesca en el mar…hay mucho por investigar y descubrir.

  5. Ed dice:

    Diego; muy interesante las notas sobre el lenguado; justamente, sin haberlas leído, hablábamos el pasado 26 de Diciembre con Daniel Riesgo sobre esa pesca. Siempre he querido pescar con mosca en el mar y que buena posibilidad de hacerlo con el permit criollo y el “plato volador” como lo bautizara Manfred en su artículo de la AAPM. Las moscas son bastantes sencillas e incluso me recuerda cuando yo empecé a pescar con mosca, utilizaba las blonde para pescar dorados y tarariras; que emocionante volver a esa mosca!!! y a su variante clouser minnow que me parece muy interesante de probar.

    Salu2, Ed.

  6. Fernando dice:

    Si me permitis agregar algo de mi primera experiencia con este singular pez, te comento que el fin de semana pasado logré capturar mi primer lenguado con mosca en la albufera de Mar Chiquita con una mosca imitación pejerrey. La línea que utilicé es una wet tip express que como dice Gonza te da un muy buen control. Tomó en bajante y a la deriva. Casi no llegué a mover la mosca cuando se dió el pique. Me llamó la atención su voracidad pues la mosca quedó clavada bien adentro de su boca. Todo un mundo nuevo por descubrir esto de la pesca con mosca en el mar por cierto.

    Un abrazo.

  7. NOEL dice:

    Hola!! me encantó la nota!! Sabes que en Bahya Blanca tambyen se pescan unos lenguados hermosos!! y son ejemplares grandes!!!

  8. Carlos dice:

    Hola Diego. Releyendo esta nota en busca de pescas alternativas, me surge una duda: cuando hablás de líneas wet-tip te referís a las clásicas F/S (que tenían los últimos 6 o 9 piés de hundimiento) o a las líneas tipo Teeny o shooting integrado?
    Saludos y gracias.

    Carlos