Lenguados con Mosca (Parte I)

julio 26, 2008 por  
Archivado en Fly Fishing, Notas de Pesca y Videos, Pesca

Por Diego Flores. Foto: Juan Ferrari.

Entre las desembocaduras de los ríos Colorado y Negro, se asiste a la transición que va de las suaves playas bonaerenses a las abruptas playas patagónicas. Un extenso accidente llamado Bahía Anegada, tan rico y diverso que impulsó la creación de una Reserva Natural en 1987 (Ley Nº 10.492).

Desde el punto de vista de la pesca deportiva, San Blas es su punto más caliente. Un verdadero paraíso marino, se apoya en un intrincado delta de islas, bancos y canales. La riqueza de su estructura lo transformó una nursery gigantesca y un comedero atiborrado de krill, alevinos (especialmente de pejerrey), pulpitos, almejas y cangrejos.

La bahía alberga numerosas islas. La única urbanizada es la Isla Jabalí, separada por la ría homónima, aunque hoy es mejor considerarla como una península, ya según la marea mantiene una conexión por tierra (istmo Paso Seco). La población en cuestión es San Blas (500 hab.), una villa turística que vive exclusivamente de los pescadores deportivos.

Ría Jabalí, edén de los peces planos

El primer día fue dedicado a los cazones (Galeorhinus vitaminicus) en spinning, y grandes palometas (Parona signata) con mosca, junto al guía Diego Mascia. Lamentablemente las palometas estaban completamente ausentes (por una tormenta acontecida 3 días antes) y los cazones (a pesar de estar sobre un denso cardumen) no tomaron artificiales. Un fenómeno claramente atribuible a la escasa transparencia del agua. Así que nos dedicamos a cobrar una enorme cantidad de pescadillas con equipos de spinning liviano, y dándome el gusto de sumar otra especie más a la pesca con mosca.

El segundo día fuimos tras la figurita más difícil: lenguados (Paralichthys brasilensis) en la ría Jabalí. Nuestro guía fue Manfed Reling, un referente excluyente que lleva largos años depurando su método con los peces planos.

El primer punto a tener en cuenta es la marea, que en la Ría se da con un retraso de dos horas respecto a mar abierto. Las mejores chances se ubican entre la máxima bajante y las primeras 2 o 3 horas  de creciente, el momento en que ingresan los cardúmenes de pejerrey. Ello lo convierte en una pesca muy focalizada: hasta 3 horas por marea, o a lo sumo 6 horas al día si tenemos la suerte de enganchar las dos crecidas en horario diurno.

Los lenguados (hasta ese momento apáticos en el canal), toman sus puestos de cacería en barrancas entrecortadas, veriles o correderas bajas donde la corriente deja “regalados” a los pejes. Tercos y territoriales, regresan sistemáticamente a su lugar de acecho. De hecho las marcas que dejan en la arena al enterrarse, una vez que el banco queda en seco, permite la ubicación de los mejores ejemplares, que se rastrean como un cazador rececha una ciervo a través de sus huellas. El récord de Manfred fue un “plato volador” de 5,5 kg que demandó 4 días de busqueda sucesiva.

Nuestro guía afirma que su alimento principal son los cangrejos de barro (Chasmagnathus granulata), que pululan en una interminable sucesión de túneles excavados. Pero los lenguados desesperan por la suave carne de un pejerrey, golosina a la que cazan implacablemente. Su empeño dura las dos o tres primeras horas (cuando los pejes son más vulnerables). Una vez que la Ría se llenó y es más difícil arrinconarlos, resuelven su problema alimentario engullendo algunos cangrejos y se retiran a la oscuridad del canal.

Llegados al sitio de pesca (tres kilómetros aguas arriba del puente) nos sorprendió la belleza del paisaje, con un extenso e inmaculado pastizal marino. Por estructura, la Ría Jabalí me hizo acordar mucho al Río Grande de Tierra del Fuego, pero más deltaíco.

Con un chichorro y un motor eléctrico cruzamos a la margen de enfrente, donde nos ubicamos en los “hot spots” más calientes. Allí dividimos las tareas: Walter Lozano (importador de ABU García en Argentina) se dedicaría al bait casting, mientras Manfred y yo haríamos lo mismo con mosca.

Apenas empezó la creciente, lo que era un charco inerte se transformó en un río de apreciable corriente. Me resultó tremendamente exótico y atrayente, pescar un a curso que cambia de dirección cada 6 horas. Con el ingreso del agua, salada y cristalina, la fauna se activó con violencia, con bulos y espantadas rodeándonos por doquier.

En los primeros tiros Manfred clavó un hermoso ejemplar de casi 3 kg, en apenas medio metro de agua. Peleo pesado y dio un par de corridas que hicieron bramar el reel. Mientras tanto en la otra margen Walter pinchó media docena de lenguados de 1,5 y casi 3 kg, que tomaban con suma voracidad un Minnow Rattling de Marine Sports. La técnica más efectiva, era tirar en un ángulo entre 45º y 25º aguas abajo, para barrer mejor la franja costera. De hecho la mayoría de los piques se dieron entre la orilla y no más de 6 metros agua adentro.

Durante una hora me debatí experimentando, corrigiendo errores mientras los demás pescadores tenían un pique tras otro. Manfred, con una línea Sinking Tip III, parado en la otra margen tuvo no menos de siete mordidas sólidas. Mientras yo, con una línea WF floating, iba 0 en el marcador. Si bien los lenguados cazan en aguas bajas, las chances se incrementan si pasamos la mosca cerca de sus fauces. En un rapto de iluminación agregué un Sinking Head Climax a la línea y en menos de 15 minutos concreté dos piques. En total fueron 4 piques y 3 capturas reducidas sobre la última hora. En el final logré mi captura más bella. Un lenguado cazaba insistentemente a 20 metros, al filo de una barranca. Aproveché una calma entre ráfagas, y apenas la mosca se posó la superficie explotó como si se tratara de una marrón del Chimehuin. Una pesca técnica y exótica, que espero realizar en otros ámbitos cuantas veces pueda. Y con un pez sumamente pintoresco, de apariencia alienígena debido a la extraña metamorfosis que termina con ambos ojos del mismo flanco.

Ver: Lenguados con Mosca Parte II

Comentarios

8 Respuestas para “Lenguados con Mosca (Parte I)”
  1. Kiko Ficarra dice:

    Hola Diego F., excelente nota sobre la pesca con mosca de lenguados, es una de las tantas especies que tengo pendiente, en algún momento habrá que intentarlo. Los he pescado en costas del Norte de Chile y de gran tamaño pero no con mosca. Cordiales saludos.

  2. Diego Flores dice:

    Gracias Kiko por tus palabras. Si te gustó, te recomiendo esperar la Parte II que sale esta semana (es completamente técnica y habla más que nada de equipos, moscas, líneas, etc…).
    La verdad que me sorprendió el lenguado. Es un cazador muy voraz. Si se combinan aguas claras y una pequeña concentración, hay muchas chances de tener una buena pesca con mosca. Uno de 5 o 6 kg jalando de un equipo 6 o 7, debe ser una experiencia religiosa!!!!
    Yo lo tengo en la mira para dos o tres lances veraniegos, veremos como sumo experiencia.
    Un gran abrazo y no dejes de intentarlo…

  3. Gonzalo Herrero dice:

    Diego,
    Excelente nota!!!
    Hay muy poco material al respecto asi que espero ansioso la salida de la parte 2 que por lo que veo anda un poco atrasada.
    ¿Cuales son los datos de contacto de Manfred Reling y Diego Mascia?
    Desde ya muchas gracias…

  4. Diego Flores dice:

    Gonzalo, vengo un poquito retrasado…

    Para terminar el post me hace falta atar unas moscas y fotografiarlas. Quería hacerlo bien pero una sucesión de complicaciones me lo impidieron…

    Haré lo posible para que sea esta semana (la parte II incluye los contactos de los guías y varios links más de interés)….

  5. Gonzalo Herrero dice:

    Ok. Estare atento a la publicacion de la parte 2. Por el tema de Manfred Reling ya estoy en contacto. Gracias.

  6. Javier dice:

    Muy bonito el lenguado!! que moscas usas ¿zonker color blanco?

  7. Diego Flores dice:

    Javier, fueron Blondes y Hi-Ti blancas. Las rabbits en esos tamaños (mojadas) se transforman en ladrillos incasteables que no aportan mucho.
    Tengo la segunda parte demorada básicamente porque me recolgue con el atado de moscas (lo único que le falta, ya está hecha de hace 3 meses).
    Este fin de semana me puse el ultimatum….

  8. Gonzalo Herrero dice:

    Diego, hoy cuando vine a ver y no estaba la parte 2 se me ocurrió algo.
    Por lo que decís tenes frenada esta nota por el tema del atado. Supongo que paso a paso o algo así.
    ¿Querés que te de una mano con eso?
    Decime cuales queres atar y te armo un paso a paso o lo que precises.
    Después de todo lo que vos das, este sería mi humilde granito de arena!!