Parque Nacional Los Alerces, Templo de la Pesca con Mosca Fina

febrero 15, 2013 por  
Archivado en Fly Fishing, Notas de Pesca y Videos, Pesca

fly-fishing-huechulafquen
Textos Diego Flores. Fotos Diego Flores, Martín Chaves, Alfredo Zubirí y María Orzi.

El concepto del Yin y el Yang describe dos fuerzas dinámicas, opuestas pero a la vez complementarias. El Yin gobierna lo femenino, la tierra, la oscuridad y la pasividad. El Yang es el principio masculino, el cielo, la luz y la actividad. En lo personal (y remarco en lo de personal), encuentro un enorme paralelismo entre este sistema filosófico y como pescar truchas con mosca  Cuando me inicié en el fly fishing a fines de los 80, la  pesca fina (Yin) y la pesca de trofeos (Yang) se encontraban bastante equilibradas. Existían las marrones de la Boca del Chimehuin, pero también las arco iris del Malleo; además de las Blonde también reinaban las Adams. Ambas vertientes tenían sus fanáticos, e incluso muchos referentes de la época (como Jorge Donovan), las practicaban con igual pasión y destreza. Su convivencia era mucho más natural, se iba a la Patagonia a hacer las dos cosas, concientes que una adquiría sentido en contraposición a la otra.

Si las épocas tienen sexo, como postuló Ortega y Gasset en la “Rebelión de las Masas”, esta década mosquera es absolutamente masculina. Hoy en Argentina la pesca gruesa, de estructura, de shooting y gatos, domina la escena casi por completo. El acento se corrió al pez grande o la foto que impresione a los amigos. Salvo excepciones, la pesca fina se encuentra muy lejos del epicentro de atención. Publicaciones de antiguos héroes como Schwiebert, Borger, Whitlock, Proper, Marinaro o Swisher hoy yacen llanas de polvo en las bibliotecas. Pocos se acuerdan de ellos, y menos aún los leen o recuerdan.

fly-fishing-patagonia
Ese pensamiento, y el devenir de esta  temporada, me generan una gran curiosidad. Con aguas tan bajas, quien aspire a divertirse va a tener que archivar shootings y streamers, y repasar viejas lecciones de lectura de rises, entomología, selectividad, derivas y matching the hatch.

Más que un mal año, estoy convencido que va a ser uno inolvidable. Uno, que por obligación, nos devolverá valiosos conceptos que jamás tendrían que haberse olvidado.

Templo de la pesca fina

Si de pesca fina se trata, mi templo sagrado es el Parque Nacional los Alerces. Está claro que en la Patagonia abundan sitios excelentes para practicarla, pero en ningún otro confluyen con tanta intensidad la “pesca fina” con la “pesca a pez visto”. No solo pescamos eclosiones o rises, sino que en sus aguas infinitamente cristalinas, cazamos los peces con los ojos como si estuvieran en una pecera. Si nosotros los vemos, ellos también pueden vernos, exigiendo acercamientos sigilosos, leaders largos, tippets delgados y presentaciones extremadamente delicadas. Un contexto desafiante en que los peces no se miden en kilos, sino por cuanto nos exigen.

A un paisaje absolutamente espectacular, se agrega que allí no existen truchas chicas o sardinitas. La gran mayoría oscila entre los 800 gr. y 2 kilos, un excelente promedio para pesca con equipos sutiles.

rio-rivadavia-flotada
Por ello nunca vino mejor la invitación de Alfredo Zubirí de Lago Verde Wilderness Resort, ubicado en pleno corazón del Parque. Allí nuestro guía sería Rolo Pradere, un grande con mayúsculas que ama la pesca de secas y ninfas como pocos. Con opciones para todos los gustos (cabañas, campings organizados y agrestes), este emprendimiento resulta una base ideal para mosquear la zona.

Tras una cena gourmet y una noche en una suite espectacular, decidimos flotar el río Rivadavia junto a Rolo y Alfredo. Como la pesca en el lago Rivadavia estaba muy buena, dejamos pasar el pelotón mañanero de balsas y dedicamos medio día a este ambiente. Con el agua planchada como aceite los rises se veían desde muy, muy lejos. En los bajos costeros que se extienden desde la bajada a la boca, pescamos numerosas truchas a vista. Las encontramos en buen número picoteando en manchas de hojas flotantes, o cebándose con ninfas y scuds sobre camas de algas sumergidas.

rio-rivadavia-flotada2
Llegados a la boca decidimos explorar la escarpada costa oeste, con paredones a pique y brutos troncos hundidos, donde nos recibieron muy buenas fontinalis con moscas secas. Mientras pescando a estructura (troncos o rocas) sobresalieron Chernobyl´s grandes, que hacían subir a las truchas como misiles desde las profundidades, los ejemplares que crucereaban pegados a la superficie exigían secas mucho más delicadas (Parachuttes entre Nº 14 y 18).

Después del almuerzo, y tras una inolvidable pesca de vadeo con ninfas sobre peces vistos, nos dedicamos a pescar grandes arco iris desde la balsa. En lo personal el agua calma de la Boca hasta el Colehual es  una Universidad de la pesca. En aguas tan quietas, profundas y cristalinas, sacar  una buena trucha es un logro supremo. Allí encontramos un hemoso macho de 2 kg., y con un tiro preciso con un Caddis Parachutte frente a su nariz, tomó sin dudar. A pesar de los troncos, el tippet 5X resistió y después de una lucha tensísima pudimos meterla en el copo.

Luego paramos en la Isla, pero sin demasiado éxito. Seguimos pescando desde la balsa, y sacamos otras arcos buenas con secas grandes estilo Wuff, la  mayoría ocultas detrás de ramas o en remansos sombríos, que las protegían de la corriente principal. Terminaba una jornada inolvidable, de esas que solo puede regalar una gema hídrica como el río Rivadavia.

Lagos Verde, Futalafquen y Río Arrayanes

fly-fishing-lago-verde
Lago Verde nos recibió con una andanada de arco iris, tan coloridas como combativas. La pesca la hicimos por igual, casteando desde la balsa a los paredones con secas grandes, como vadeando en agua baja. En los paredones y juncales profundos (desde el lado de afuera) las rompieron las Fat Albert y sus clones en tamaños realmente grandes (Nº 6 al 4). Era 4 a 1 uno por sobre ninfones con patas de goma y streamers.

Si hay una modalidad  me fascina es mosquear los desbordes de los lagos. En estos bajos, entre la línea de juncos y la costa, es común encontrar arco iris buscando alimento en menos de 50 cm de agua. La pesca, completamente visual, equivale a pescar bonefish en el Caribe pero con moscas secas. El sueño del pibe hecho realidad!!!

Cerca de puerto Mermoud, en lo que con Martín Chaves bautizamos “Costa Libélula”, terminado el almuerzo vivimos una tarde inolvidable. Cazando truchas con la vista, en delicados fondos que parecían un golfito inundado. Allí con caña Nº 3 prendí le mejor trucha del viaje, una arco de 55 cm que dio una gran pelea. Tomó una mosca K 4 Nº 12 (diseño de Javier Haramina) y la acción quedó registrada por un video casero que editó Martín Chaves. Aconsejo escuchar los comentarios , completamente frescos y espontáneos, porque son muy graciosos.


Después Rolo nos instó a continuar por el río Arrayanes, que a pesar de su gran caudal dio una pesca de secas superlativa. En este viaje se me reveló un Arrayanes que desconocía, con un abordaje en balsa de primera línea. Las truchas no estaban distribuidas en forma homogénea, sino agrupadas (por lotes) en enormes remansos. Estos accidentes funcionan como concentradores de alimento, donde las truchas acuden a alimentarse en superficie de los insectos terrestres que caen del bosque y las eclosiones que recrudecen al atardecer. La pesca me recordó muchísimo a la realizada los grandes eddies del Alumine Inferior, donde uno se queda calesiteando en remansos gigantes rodeado de truchas subiendo en superficie (aunque mucho más visual por la transparencia del agua). Otro accidente premium eran las líneas de espuma, donde las arco iris se colocaban en trencito, picoteando los insecto pegoteados en ella.

El día lo terminamos con Alfredo y María, pescando unos bajos del lago Futalafquen que nada tiene que envidiar a los de los Roques o Jardines de la Reina. Allí también se pesca todo a vista, pero mandan las marrones. Con suma paciencia, caminando cientos de metros de costa, Alfredo sacó una marrón muy buena con una  seca similar a una Sofa Pillow Nº 6, pero con cuerpo de foam.

El Spring Creek (o Canal de Doña Rosa)

spring-creek-fishing
Si existe un ámbito capaz de ponernos a máxima prueba, de denigrarnos hasta lo indecible, ese es el Spring Creek o canal de Doña Rosa. Este arroyuelo nace de vertientes, por lo que sus aguas son extremadamente frías y cristalinas. Se divide en dos tramos diferentes: el superior con dos lagunas y con márgenes pobladas de nires, y el inferior que corre por una pampa mallinosa y desnuda. Mientras en la zona arbolada encontramos marrones y fontinalis, en el tramo cercano al Rivadavia dominan las arco iris.

Allí las truchas están doctoradas en trigonometría, y sacar un buen ejemplar se considera toda una hazaña. El último día fuimos con Alfredo a la parte inferior, donde encontramos excelentes arco iris, activas y alimentándose sobre el fondo. Si bien acudían a las presentaciones de pequeñas ninfas (tipo Pheasant Tail entre Nº 18 y 22), las rechazaban en la última inspección, a centímetros de sus ojos. Increíble pero real, recién se dignaron a tomar, cuando baje el tippet a un 6X fluorocarbonado (0,12 mm). Picaron dos, una salió, y la otra cortó tras enredar en tres troncos consecutivos. Con un leader terminado en el cabello de un bebé, resultaba imposible dominarlas o ejercer presión alguna.

De regreso, coroné la tarde con unas hermosas fontinalis con secas en el lago Verde, a solo cincuenta pasos de mi cabaña. Concluía un viaje inolvidable, nos esperaban Trevelin y los tramos más inaccesibles del río Corintos. Pero esa será otra historia…

Tecnicas y equipos

st-croix-de-mosca-trucha
En este viaje tuve la posibilidad de testear una caña St. Croix Legend Elite Nº 3 de 7,9, que Lucas Piedrabuena me había adelantado que estaba buenísima. La verdad, es una de las mejores cañas para pesca sutil que provee en mi vida. Muy liviana, picante en el tiro y super sensitiva. Capaz de presentar por igual una seca Nº 4 que un midge en 24. ¡Y en el viento no se achica para nada! Muchos de los peces de esta nota (incluido el video donde se la ve al límite), salieron con ella.

Los que quieran saber de ella en profundidad (tapers, herrajes, sistemas de construcción) tienen aqui el test de su hermana mayor en Nº 6,  Test Caña de Mosca St. Croix Legend Elite 906.4

Otros detalles técnicos de la salida fueron los siguientes:

  • Cuando pescamos a vista los lentes polarizados son fundamentales.
  • Se utilizaron equipos Nº 3 y 5 con líneas flotantes. Mientras los primeros eran más indicados en condiciones calmas, los segundos eran una obligación con viento fuerte.
  • Se usaron leaders de 12 a 15 pies, rematados en tippets entre 3 y 6X. El 4X y 5 X, fueron los más usados.
  • Salvo las Chernobyl´s, la mayoría de las secas y ninfas utilizadas oscilaban entre un Nº 12 y 18.

Para más información sobre la pesca en la Cuenca del Futaleufu, ingresar a www.aguaspatagonicas.com.

Servicios: Lago Verde Wilderness Resort (by El Aura)

Hospedaje de primer nivel y comida gourmet. Camping, pesca con mosca, caminatas, campamento, cabalgatas y observación de aves. Av. Callao 796 piso 5º (C1023AAN) – Buenos Aires – Argentina  Tel.: +54 11 4816-5348 / + 54 9 11 5512-2611. E-mail:  info@hosteriaselaura.com / lagoverde@el-aura.net. www.hosteriaselaura.com

aura
Agradecemos especialmente a Alfredo Zubirí, María Orzi, Martín Chaves y Rolo Pradere por la realización de esta nota, y fundamentalmente porque este sitio me hace inmensamente feliz y me llena de vida. Gracias por hacerme sentir como en mi casa.

Comentarios

9 Respuestas para “Parque Nacional Los Alerces, Templo de la Pesca con Mosca Fina”
  1. Guille Ramone Spajic dice:

    Que lindas que son estas pescas super sutiles. Te mando un abrazo

  2. Marcelo Santile dice:

    Diego, no voy a decir nada que no te hayan dicho, pero tus relatos son espectaculares y se empieza a aprender de solo leerlos. Nunca pesque con mosca, pero la describís con tanta pasión que alienta a hacerlo!!!

  3. Martin Chaves dice:

    Otra nota para el deliete Diego!
    No solo es una experiencia inolvidable tener la oportunidad de pescar a tu lado y aprender muchísimo aparte de divertirse, sino que después leer tu relato de los dias compartidos le da un broche final insuperable. Sos buen tipo, buen pescador y mejor amigo.
    Gracias a vos por tan lindo recuerdo!
    Por muchas pescas más juntos!!!! Abrazo

  4. Tuna Labarta dice:

    Con semanas de diferencia, vivimos la misma experiencia y es tal cual, con el condimento de la fiesta de libelulas que tuvimos.Solo nos falto llegar a un par de lugares!!!
    Es lo bueno,el año que viene ahi estaremos.

  5. Diego Urquiza dice:

    Impresionante relato Diego, como nos tenes acostumbrados, lleno de detalles…Mientras lo leemos parece que estamos ahí intentando hacer subir a las truchas a que tomen una seca o que no rechacen una buena ninfa sobre el fondo de algas y piedras….impecable!
    Abrazo!
    Diego

  6. Fernando dice:

    Felicitaciones por la pesca y nota, la disfruté mucho. Abrazo

  7. Manuel Ocampo dice:

    Hola Diego! Como siempre, leer tus notas es transportarse al lugar que describís y vivir con vos cada emoción disparada por esta pasión que compartimos.
    Acabo de llegar de una semana de pesca en esa zona (con tres días de acampe en El Aura) y realmente fue espectacular. Cerramos la semana en el lago Tres con una pesca con secas alucinante.
    Te dejo un gran abrazo y espero nos juntemos dentro de poco para compartir anécdotas y ponernos al día.

  8. Diego Flores dice:

    Estimados amigos y lectores, muchas gracias por sus palabras. De alguna manera el brillo de esta nota, tiene una profunda raíz emeocional. Amo la pesca sutil de salmonidos, y en norte del Parque Nacional los Alerces es mi lugar en el mundo para practicarla. A ello se le agrega amigos y gente maravillosa, con la que siempre es lindo compartir cosas…

  9. Exequiel dice:

    Muy buena nota Diego! Siempre es bueno leer algo en donde se resalta esos aspectos tan lindos de la pesca. Agrego a tu intro, citándote en los tiempos del Yang al maestro y amigo Benito Perez, pescando las bocas despobladas de gente de esos tiempos, esquivando gatos, para pescar sus amadas arco iris que comían insectos… yin-yang! Felicitaciones!