Pesca con Mosca de Black Bass en Brasil (Rio Grande do Sul)

noviembre 19, 2015 por  
Archivado en Fly Fishing, Notas de Pesca y Videos, Pesca

black-bass-fly-brasil3
Textos: Diego Flores.  Fotos: Diego Flores, Gabriel Schaeffer y Douglas Caberlon.

Con motivo del III Simposio de Pesca con Mosca en Brasil en octubre de 2015, en el que fui invitado como disertante, tuve la suerte de visitar lo que muchos conocen como la “Patagonia Brasileña”. Geográficamente se trata de un planalto rocoso, a travesado por serranías bajas, en que una exuberante nimboselva conocida como Mata Atlántica, se mixtura entre valles y fazendas ganaderas. Un terreno quebrado y elevado, donde los inviernos son duros e incluso puede nevar 1 o 2 veces al año. Aquí la influencia de la inmigración alemana e italiana es sumamente evidente, con numerosas villas turísticas de estilo centroeuropeo como el caso de Gramado o Canela. Lamentablemente, durante mi visita las condiciones meteorológicas fueron horrorosas, sufriendo una semana de lluvia a baldes que dificultó la fotografía y sumió a la región en emergencia hídrica, con severas violentas inundaciones y cortes de ruta.

Afortunadamente, y contra todos los pronósticos, la pesca acompañó excelentemente bien!!!

black-bass-fly-brasil7
Durante esta estadía pude pescar dos especies de peces, trucha arco iris y black bass (Micropterus salmoides). Con esta última especie era mi debut, y a ella va dedicada este relevamiento.

Black bass o lobina negra de boca grande

Como muchos argentinos creía equivocadamente que el bass era una “tararira sin dientes”, y me encontré con un pez delicado y sofisticado más cercano a la trucha.… Pueda ser que los grandes bass de aguas cálidas del hemisferio norte sean tan violentos como Hoplias, pero los del sur de Brasil tienen más en común con los salmónidos, al punto que muchos los conocen como “truta verde”.

Introducidos en 1926, su distribución aumentó en la década del 60´ con numerosas siembras estatales y particulares. No es común capturarlos en ríos, siendo un pez casi exclusivo de aguas paradas o lénticas. Básicamente se lo pesca en dos tipos de ámbitos: en pequeños embalses o ponds y en embalses grandes (barragems). Mientras lo primeros (ideales para mosca) se pescan de vadeo caminando su contorno y están poblados de peces más chicos, los segundos (más adecuados para spinning) requieren el apoyo de una embarcación, pero pueden ofrecer peces más grandes.

black-bass-fly-brasil6

Pesca en Fazenda Buffalos

El primer contacto con los bass lo tuve acompañado por Gabriel Schaefer de la ABPM (Asociación Brasileña de Pesca con Mosca) en la Fazenda Buffalos, un embalsecillo de 4 hectáreas sumamente pintoresco y bello. Allí Gabriel tiene una cabaña donde nos hospedamos; gran pescador, amable y culto, no puedo más que agradecer lo buen anfitrión que fue, y cuanto me enseñó sobre los peces y la región.

El nombre de este espejo se debe a la abundancia de búfalos asiáticos en estado de semilibertad,… Afortunadamente no nos cruzamos con ninguno de ellos, lo cual hubiera sido un problema en el monte cerrado. Tampoco los vimos ya que son muy huidizos. Como característica principal, está rodeado de mucha mata atlántica con predominio de araucaria. Y tiene mucho tocón sumergido donde los peces gustan refugiarse y está muy protegido del viento por el monte circundante.

black-bass-fly-brasil9
Después de comer unos fideos con pesto y piñones, esperando que afloje la lluvia, nos calzamos los waders y empezamos a circunvalar el espejo. Arrancamos con imitaciones de Tucuras de EVA patinadas en superficie, que por el frío y la lluvia no entregaron resultados. Cuando tienen que pescar bass en superficie los brasileros normalmente se decantan por imitaciones de grillos, tucuras, Madame X o libélulas de foam de tamaño truchero (entre Nº 10 y 4). Un popper grande tradicional, definitivamente no es la primera opción para ellos.

Pasando a unos minnows de marabú de 7 cm y ojos 3D, pude cobrar los primeros ejemplares de la especie. Y a medida que pasaron las horas empecé a entender sus hábitos y tomarles cada vez más la mano. A encontrarle la mano a las stripadas y ver cuales eran sus sitios de refugio preferido. No se si era por el frío o la lluvia, pero querían recuperaciones largas lentas, pero con cambios de velocidad. Los piques eran suaves, pero percusivos.

black-bass-fly-brasil
Al black bass le gusta guarecerse en microestructuras: bajo aleros de platas emergentes o socavones de tierra, entre troncos sumergidos, en pequeñas bahías, asociado a piedras, en claros en la vegetación. Y muchas veces pegado a la costa, literalmente bajo nuestros pies.

Por el tamaño de los bass de Buffalos perfectamente se podrían usar cañas Nº 2 o 3, pero el problema es pelearlos en una cancha tan sucia de algas. Por ello las Nº 4 o 5 es más adecuada para esta faena. Entre las moscas que mejor funcionaron sobresalieron divers, minnows y  streamers articulados de conejo, y las tomadas arreciaron con muchísimos ejemplares de 25 a 35 cm (no menos de 30 o 40 por caña). Todo, me hizo acordar a las viejas época antes de la nevada, en lagunas bragadenses como Aguas Claras o Dos Aguas.

black-bass-fly-brasil4
Definitivamente el bass es un pez ideal para niños o el mosquero que recién se inicia: picador y aún más fácil de manipular. En este sentido Buffalos es un “ámbito escuela” de primera línea, y ojalá los instructores porteños tuviéramos un ámbito similar cerca de nuestra ciudad.

Pesca en la Fazenda Campo Alegre

Al otro día la idea era pescar en el Embalse de Divisa, que tiene los mejores black bass de Río Grande do Sul. Un ámbito complicado para la mosca, de unas 110 ha de superficie y que necesita de embarcación para sacarle correctamente el jugo. Iríamos con el Douglas Caberlon de Gramado, conocedor del ámbito y un fanático de la especie. Algo que puede verse en los tatuajes de sus brazos, dedicados a sus peces deportivos favoritos: la trucha arco iris (en primer lugar) y el black bass (en segundo).

black-bass-fly-brasil2
Distante a 22 kilómetros de São Francisco de Paula, es un lugar muy bello, rico en fauna y de un acceso de tierra intransitable con lluvia. que lo aisla de muchas depredaciones. Según los locales en un día bueno de pesca  se pueden capturar más de 10 peces de 700 gr.

A pesar de nuestra poderosa 4×4 resultó imposible ir, ya que el vado sobre un pequeño río se encontraba intransitable: llegar tal vez era posible, pero volver una utopia. Así que deliberando al costado de la ruta en una ronda de mate, nos la jugamos por Campo Alegre. Un sitio bastante visitado, técnicamente más complicado, con menos bass pero de buen porte y difíciles de pescar por la presión de pesca.

black-bass-fly-brasil5
Debíamos aprovechar la calma de la mañana, ya que para el mediodía se venía un frente frío con vientos de 50 km/h. Afortunadamente el pronóstico de viento no se cumplió, pero encerrado entre nubes sufrimos una impiadosa lluvia a que nos caló hasta los huesos. Douglas, me animaba diciendo “los mejores ejemplares suelen picar en esas condiciones de baja luminosidad, ya que no gustan de los días soleados,… que tal mal no estábamos jajaja!!!” Campo Alegre es bastante diferente a Buffalos: rodeado por un campo ganadero sin bosque que lo proteja del viento, más profundo y rocoso, sin árboles muertos, algunos juncos costeros y mucha presencia de nenúfares o lily pads.

Empezamos con streamers en una costa profunda y rocosa, por ser época de reproducción. Y en menos de 10 tiros saque el primer ejemplar de casi 50 cm de largo. ¡Ud es un hombre de suerte Diego Flores, su comienzo es inmejorable!

black-bass-fly-brasil1
Esta fazenda posee varios embalses pequeños sembrados con bass, y nosotros nos decidimos por el más grande y de aguas claras, de casi 2 kilómetros de circunferencia que caminando tranquilo se pescaba en medio día.

Lo piques aparecieron por encima de lo esperado, con un promedio espectacular de 30 a 45 cm, y varios ejemplares que rozaron los 50 cm. Se trata de peces 100% salvajes en ámbitos de agua muy cristalina, que obliga a pescarlos fino y con tippets que no deben exceder el 1 o 0X.

Una cosa que me sorprendió son los elementos sutiles con que encaraban los brasileños a los bass grandes: la mosca referida de Douglas era una Woolly Bugger Oliva con BH en anzuelo Nº 6. Al mostrar los patrones de mi caja para “tararira entrerriana”, que había llevado como back up para la ocasión, la respuesta fue “son iscas muy brutas, muy grandes, eso no funciona aquí”.

black-bass-fly-brasil8
Esa mañana la rompió una String Leech “estilo Limay” de color naranja pálido, con ojitos de cadena chicos, que con el cuero del espesor de un papel de fax, ondulaban como una lombriz de goma. Un detalle es que a pesar que estos peces atacan por succión, no hubo tragadas profundas. En un 90%  las clavadas se dieron en la membrana de su gran boca retráctil, rodeada por un anillo de huesos finos bastante duros. Trailenado la mosca con un pequeño anzuelo Chinu o Seigo de alambre fino Nº 5 o 6, se los clavaba sin inconvenientes.

Tras el descanso del mediodía, secar la ropa al fuego, vinos tintos de la región y un buen asado gaucho a la espada, regresamos para darle otra vuelta al embalse. Se notó la apretada de la mañana porque en los mismos lugares ya no había piques. Duros de boca, pudimos seducirlos nuevamente con pequeñas Patagonia Buggers oliva y ninfas de dragonfly entre anzuelos Nº 8 y 6. Sorprendió mucho como afinando todo, y con stripadas cortitas tipo insecto nadando, volvieron a tomar con decisión.

black-bass-fly-brasil10
Los tres usamos equipos entre Nº 4 o 5 y líneas flotantes, no hacía falta más. Definitivamente el bass es un pez sumamente divertido y sofisticado, que ningún mosquero que visite el sur de Brasil debe dejar pasar. Será un poderoso foco de atención la próxima vez que ande por la zona!!!

Conceptos entrecruzados

  • Pelea: la tararira definitivamente en más explosiva y viciosa, pero se quema más rápido. También tiende a saltar más. El bass es menos violento, pero sostiene más la pelea en el tiempo. Cabe resaltar que en ambos casos se trata de especies de pelea corta. A nivel potencia física pondría al black bass en un intermedio entre una trucha marrón y una perca.
  • Reproducción y crecimiento: según Gabriel y Douglas los bass se reproducen “como conejos”, lo que en pequeños embalses genera superpoblaciones de peces pequeños que rara vez superen los 500 gr. Paradójicamente en lugares donde se mata más, y las poblaciones se ralean, existen mejores probabilidades de dar con lindos bass de 700 gr. a 1,5 kg.

black-bass-fly-brasil11

  • Tamaño máximo: los black bass en el sur de Brasil no alcanzan los portes de las aguas originarias de EE.UU. Lo normal es dar con peces de menos de 500 gr., y uno de más de kilo se considera lindo. El record brasileño según la revista Pesca & Companhia es de 2,580 kg, y 55 cm de largo.
  • Relación con las tarariras: según Douglas los bass y tararira conviven sin problemas, aunque habitan diferentes tipos de aguas para evitar competencia. Y se devoran entre sí: los bass grandes predan a las tarariras pequeñas y viceversa. Gabriel opina que eso es posible solo en el corto plazo, que a la larga la tararira lo termina extinguiendo y queda como especie única. Él lo vio en varios ambientes, tras un proceso de varios años.
  • Influencia del mal tiempo en la pesca: viendo el espantoso pronóstico que me esperaba en Brasil, muchas veces pregunté a mis anfitriones que pasaría con la pesca. Ellos me dijeron que no me preocupara que el bass, en mayor o menor medida siempre pica. Seguramente no podría capturarlos de flote, como sucedió, pero podría hacer una pesca buena con ninfas y streamers. Estoy seguro que con esas condiciones de frío y lluvia no hubiera pescado dorados, y mucho menos tarariras. En ese sentido el bass parece ser bastante tolerante a los cambios climáticos, de una manera similar a una trucha. Algo entendible ya que habita una región alta (entre 600 y 1000 m.s.n.m.), donde las heladas son corrientes, e incluso nieva en los inviernos más crudos. Eso sí, no le gusta para nada el viento: basta que se rice el agua para que la pesca caiga estrepitósamente.

black-bass-fly-brasil12

Agradecemos a la ABPM (Asociación de Pesca con Mosca de Brasil) por la logística brindada para la realización de esta nota. Y muy especialmente a sus integrantes Rogerio Batista, Edevar Zorrer, Gabriel Schaeffer y Douglas Caberlon, por su muy generosa hospitalidad. Por consultas sobre pesca en la región, nada mejor que los mosqueros argentinos se contacten con dicha ONG para buscar consejo y/o asesoramiento. Nobleza obliga hacer lo mismo cuando ellos lo solicitan.

Comentarios

Una Respuesta para “Pesca con Mosca de Black Bass en Brasil (Rio Grande do Sul)”
  1. que bueno Diego que te gusto el bass. Yo soy un fanático y desde que me mude al sur de Brasil es uno de mis peces preferidos, tanto que ultimamente he dedicado algun tiempo a provar nuevos patrones de moscas, algunos con resultados fantásticos… En el enlace que sigue hay algunos pescados y una mosca muy buena: “La negra mostifera” una especie de lagartija que es realmente infalible.
    http://globalflyfisher.com/users/eduardo-ferraro
    Te mando también una nota que hice en portugues para el blog de un amigo, resultado de sucesivas pescas provando moscas y técnicas
    http://flynaticos.blogspot.com.br/2011/05/o-black-bass-e-as-lagoas-do-sul.html
    A los amigos argentinos que visitan el sur de Brasil les diria que no pueden perder la oportunidad de experimentar esta pesca, por momentos fácil, por momento llena de sutilezas, viviendo y aprendiendo…
    Abrazo!!!!!

Dejá Tu Comentario

Compartí tus ideas
Pueden ser muy importantes para todos... gravatar!