Pesca con Mosca: Dientudos Zapatilla en Centinela del Mar

junio 7, 2016 por  
Archivado en Fly Fishing, Notas de Pesca y Videos, Pesca

dientudos-con-mosca5
Texto y fotos Diego Flores.

El primer pez que pesqué en mi vida fue un dientudo, en algún momento de febrero de 1979, con botas Pampero, mojarrera y lombriz, barreando en un arroyuelo llamado Pescado. Una tímida cinta de agua bien bonaerense, que corría a unos 100 metros de la casa de veraneo de mi familia en Centinela del Mar.

El primer pez que pesqué con una mosca también fue un dientudo en el mismo arroyo; tendría 12 o 13 años y en el galpón de un amigo aparecieron unas húmedas del tipo Alexandra, quien sabe como. Había leído en revistas que eran, como se usaban, las até en la punta de mojarrero y paseándolas por los limpiones, con toquecitos de la puntera de la caña, saqué varios dientudos. Esos fueron mis primeros peces capturados con un cebo articial.

dientudos-con-mosca
El primer pez que pesque con un equipo de mosca también fue un dientudo, con 17 años y un equipo prestado, en el Lago de Regatas en Palermo…

En mi opinión los dientudos bonaerenses son peces fantásticos para la mosca. Considerarlo o no un monstruo subacuático, es una simple cuestión de escala o perspectiva. De hecho, los grandes y viejos, bien jorobados y amarillentos, parecen tigerfish a escala bonsái.

Al escribir sobre esto se me vienen a la mente muchas pescas épicas de zapatillas, de esas que son para colgar en cuadrito. Fieros espectros laguneros, que pasados los 18 o 20 cm de largo, nos sangran los dedos a dentelladas al quitarle la mosca.

dientudos-con-mosca4
Un gran problema es que con la profunda eutrofización de las Encadenadas y el Salado, la proliferación de aguas verdosas tipo sopa de espárragos, se complica encontrar un buen sitio parar pescarlos con mosca.

Mi santuario con la especie en las cercanías de un pueblillo de 20 casas llamado Centinela del Mar. Una de las playas más bellas y solitarias de la provincia de Buenos Aires, donde se puede caminar por kilómetros sin ver un ser humano. Rodeada de extensos pastizales marinos, sanos y llenos de aves, que al amanecer o el atardecer brillan como el oro. Allí aprendí pescar, allí comencé a escribir sobre pesca, alli disfrutaba de veraneos de 1 mes entero que no existen más, allí fueron esparcidas las cenizas de mi madre, allí fui inmensamente libre y feliz correteando por la naturaleza virgen al estilo Huckleberry Finn.

dientudos-con-mosca9
Ese santuario es una pequeña lagunilla pegada al mar, que se forma tras la confluencia de tres arroyos pequeños: Malacara, Nutria Mansa y Pescado, sobre los límites de los partidos de Lobería y General Alvarado. Estos cursos nacen de la escorrentía de la cara sudeste del macizo de Tandilla, más específicamente la Sierra Larga cuya altura debe rondar los 200 m.s.n.m. Antiguas tierra de tolderías tehuelches que en invierno cazaban lobos y guanacos en las costas, y en verano se mudaban al pedemonte de las sierras.

Estos arroyos corren por el campo, acanalados y colapsados de juncos, pero al llegar a la franja costera de medanos su cauce fluvial sufre una deflación, produciendo pintorescas lagunas rodeadas de cortaderas y tamariscos. Todo en un ecotono campo/mar realmente prodigioso.

dientudos-con-mosca3
Estos arroyos forman pequeñas cuencas independientes, que representan la expresión más meridional de la fauna íctica brasílica. Aquí los dientudos son los reyes, de la misma manera que lo son los dorados en el Paraná. Constituyen el tope de la cadena trófica, superpredadores que emplean como presa a peces, incluyendo aquellos escasamente representados en número y biomasa.

En aguas hegras razonablemente cristalinas, la pesca se realiza vadeando costas arenosas muy caribeñas, con el agua entre la rodilla y la cintura. En patas y short, cubriendo agua o muchas veces casteando a los violentos wakes que forman las alpargatas al cazar madrecitas o insectos en superficie.

Y como son los absolutos capangas del lugar, se muestran mucho más atrevidos que en sitios con presencia de tarariras (aquí inexistentes por los fríos inviernos).

Técnicas y equipos

mosca-dientudos
Definitivamente la pesca más divertida es de superficie con Foam Spiders, pequeños Poppers, o caddis con hackles en 360º tipo Elk, entre Nº 14 y 10. Más chicas no mueven bien a los peces, y más grandes erran mucho pique (a parte de que se complica castearlas con equipos UL). Se las cachetea sobre la superficie, se las recoge con tironcitos histéricos, cortos y rápidos, o se las patina haciendo estelas como una lanchita. Esta última presentación, mortal con la especie.

Pero lo cierto es que los mayores ejemplares, las zapatillas toman más abajo con ninfas, húmedas o microstreamers, en aguas relativamente profundas y abiertas. En este caso gusto de modelos lastados con bead heads o alambre de cobre, para que al posar hagan un audible “plic“, ya que las vibraciones y el ruido son un importante gatillo de pique. De esa manera muchas veces toman al golpe, o en plena profundización antes del primer stripeo. En lo personal gusto mucho de streamers de ala de pelo de conejo tipo Corno Fly, y ninfitas de alambre tipo Pheasant Tail Sawyer o Copper John.

dientudos-con-mosca6
Lo mismo ocurre con Mini Woolly Bugger BH, a las cuales ato en 3 versiones: de pavo real, staz perlado, o rojo sangre con patitas de silicona del mismo color. Los tamaños, entre Nº 14 y 12 para las ninfas, y hasta Nº 10 para los streamers. En las aguas negras bonaerenses, las mejores tras la especie, los brillos metálicos o perlados son un poderoso atractivo.

Para mejorar la clavada con un pececillo de boca dura y al que arrastramos en la clavada por su bajo peso, nada mejor que usar anzuelos de mosca seca, de alambre realmente fino y quitándoles la rebaba.  Otra opción es usar anzuelos premium de carnada para concursos “extrafinos”, con los Kitsune o Seigo con ojal.

dientudos-con-mosca2
No son peces de madrugones, aún en verano recién se activan con el alza de la temperatura de media mañana, aunque al atardecer con eclosiones de insectos pueden exitarse en sobremanera (siempre y cuando no haya predadores mayores dando vueltas). De hecho en las lagunas cercanas al AMBA, aún en verano, el mejor momento es al mediodía cuando las tarariras se llaman al letargo y los dientudos copan la parada.

Condiciones meteorológicas ideales son calor, ausencia de viento, sol a plomo y presión barométrica en baja. Lo contrario sucede nublado, con viento, y un brusco descenso de la temperatura tras el ingreso de un frente sudeste. Los mejores meses van de octubre a abril, apaciguándose con las primeras heladas.

Conociendo nuestros dientudos

dientudos-con-mosca8
Los dientudos de la foto corresponden al genero Oligosarcus, especies dominantes dentro de la comunidad íctica bonaerense. Habitan en ríos y lagunas de Argentina, Uruguay y Rio Grande do Sul (Brasil). Este género que requiere de investigación y revisión taxonómica para un adecuado manejo. El único registro fósil conocido se remonta al Pleistoceno Medio, hace poco más de 1 millón de años.

En laslagunas y arroyos bonaerenses habitan 2 especies: O. jenynsii y O. oligolepis. Ambos normalmente alcanzan un máximo de 22 o 25 cm de longitud total, que se corresponden con varios ejemplares de las fotos. El mayor registro conocido, del alto río Uruguay,  midió 31 cm y pesó 330 gr.

Mientras O. jenynsii sigue una línea recta entre la cabeza y el dorso, O. oligolepis presenta una clásica concavidad que deriva en joroba en los ejemplares más viejos. Otra diferencia es que mientras el primero posee escamas más grandes (entre 54 y 62 en la línea lateral), el segundo las posee más pequeñas (entre 72 y 81).

dientudos-con-mosca7
No deben confundirse con los llamados dentudos jorobados, típicos del los ríos Paraná, Uruguay o Paraguay, pertenecientes a géneros como Charax, Cynopotamus o Roeboides.

Esta especie tiene dos períodos reproductivos al año, uno en primavera y otro en verano/otoño. La fecundidad potencial absoluta de O. jenynsii es de unos 10.000 óvulos y su primera maduración se lleva a cabo con una longitud aproximada de entre 12 y 14,5 cm.

En ámbitos bonaerenses, junto con el sabalito roñoso C. voga, O. jenynsii es el pez con registros de mayor intensidad parasitaria. Los dientudos se presentan como una especie competitiva con el pejerrey por su dieta y biomasa, aunque de grado bajo a moderado.

alimento-dientudo
Una característica de estos carnívoros es  la depredación activa, movilizándose o cazando entre l as macrófitas y en la  interfase agua/aire. La dieta de los peces es un reflejo de los alimentos que están disponibles en el ambiente, y con los dientudos la importancia cuantitativa varia de acuerdo al ambiente considerado.

Se alimentan de camarones de agua dulce del género Palaemonetes, insectos inmaduros acuáticos (efemerópteros y plecópteros), insectos terrestres (coleópteros, hemípteros e himenópteros) indicando la importancia del alimento alóctono, larvas de quironómidos, macrozooplancton, crustáceos, peces y restos vegetales. Incluso, en ocasiones, se han observado huevos de pejerrey en su contenido digestivo.

dientudos-con-mosca1
La  alimentación de esta especie varía con la ortogenia. En tallas menores a los 12 cm presenta un hábito alimentario microcarnívoro, a base de zooplancton, camarones e insectos de todo tipo.  Los ejemplares de más de 12/14 cm son notablemente ictiófagos, predando en primer lugar mojarras (Astyanax sp.) y luego juveniles de pejerrey bonaerense (Odontesthes bonariensis).

La incorporación de peces a la dieta ocurre en ejemplares con tallas medias correspondientes la primera madurez sexual, un proceso usual en peces, para evitar la competencia entre adultos y juveniles de la misma especie.

Una característica es que mientras los ejemplares menores de 12/14 cm están asociados a la vegetación acuática, los grandes son cazadores pelágicos de aguas abiertas. Otro dato es que una elevada densidad de tarariras obra en demerito de la presencia de dientudos de gran tamaño, a los cuales predan.

Reflexión final

basura
Llegamos al final de una nota sobre esta especie que deseaba escribir hace mucho, pero no lo hice por la falta de fotos adecuadas. Y que ahora si las poseo, tras regresar a este santuario personal que no visitaba hace 10 años. Estas mismas estructuras de arroyos marinos (entre médanos) se repiten en toda la costa marítima bonaerense, especialmente entre Mar Chiquita y Sauce Grande. Por ello si va de veraneo a algunos de estos portales marinos, no olvide su equipo UL de mosca y un puñados de secas y ninfas como las recomendadas. De no hacerlo,..¡ se estará perdiendo una pescasumamente divertida!

La nota negra es como la Pacah Mama se degrada año a año, y conocer un ámbito hace 40 años da una gran perspectiva. El arroyo Pescado donde aprendí a pescar en verano corre seco, por las bombas de los paperos que no respetan nada. La Nutria Mansa y el Malacara, cada vez se encuentran más bajos y eutróficos. La Laguna de los Palos, similar ubicada 3 km más al sur y que estaba sembrada con pejerreyes, fue secada por los dueños cansados de que les dejen mugre, tiroteen a las aves y prendan fuego alambrados.

Y la lagunita de la nota, solo visitada los fines de semana por puesteros cercanos y algún turista perdido de Miramar o Mar del Plata, cada vez más sucia. El último día no pude con mi genio, y con mi hija y sobrina levantamos dos bolsas de consorcio de todo tipo de mugre imaginable.

Comentarios

2 Respuestas para “Pesca con Mosca: Dientudos Zapatilla en Centinela del Mar”
  1. hector blanco kükne dice:

    Muchas gracias por la colaboración, una nota realmente didáctica con muchas investigaciones ícticas, completísima en aportes de especies y moscas y técnicas de pesca, muy buenas las fotografías y las anécdotas del recuerdo. Muchas Gracias y Felicitaciones.atte Héctor

  2. canelo dice:

    Una nota muy buena amigo, en un lugar que sabemos es unico , gracias por cuidarlo con esmero, debemos hacer que todos respeten , el sitio asi podremos tener Centinela para las proximas generaciones …abrazo …

Dejá Tu Comentario

Compartí tus ideas
Pueden ser muy importantes para todos... gravatar!