Pez Vela a la Vista en Costa Rica

junio 7, 2013 por  
Archivado en Notas de Pesca y Videos, Pesca

pez-vela-costa-rica2
Texto y Fotos Dario Canovas.

La exitosa experiencia de noviembre de 2010 en tierra Tica, había generado grandes expectativas. Las anécdotas, los lugares y las fotos de aquella fantástica excursión ganaban día a día más adeptos para una segunda vuelta. Los planes no tardaron en llegar, y el grupo inicial de cuatro creció a doce amigos, clientes y proveedores. Todos amantes de la pesca y la naturaleza, con grandes esperanzas de recibir una lección de vida más, de esas que solo el mar puede darnos.
Nuestro destino volvía a ser Golfito, en la ribera pacífica de Costa Rica, con nuestros amigos franceses de Pesca & Pasion. Repetir lugar supone muchas mejoras, un mayor foco en lo que queremos y una mecánica más aceitada para lograrlo.
Un grupo tan numeroso jamás pasa inadvertido, menos aún si son pescadores y argentinos. Risas y entusiasmo amenizaron las horas muertas de los aeropuertos hasta arribar a San José de Costa Rica. Desde allí una avioneta de doce plazas nos dio la posibilidad de conocer este paraíso desde el aire, en un vuelo de casi 350 km. sobre deltas, selvas tropicales y los mejores paisajes del Pacífico.

penn-costa-rica
Golfito es una pequeña ciudad, situada en una franja de tierra a lo largo de la bahía homónima y resguardada por montañas cubiertas de mata virgen. El paisaje es realmente paradisíaco. Destaca su puerto, con una zona residencial y comercial. Hacia el norte se encuentra “depósito libre de Golfito”, considerado zona franca y una pista de aterrizaje de cabotaje. Una vez allí nos hospedamos en un hotel de bungalows frente a la bahía, con muelles propios, del cual partíamos a pescar.
El primer día recorrimos algunas playas cercanas y lugares de compra en el límite con Panamá. Además de la pesca, los apasionados del surf, tienen en Golfito el paraíso soñado.

A la mar

La ansiedad hizo que esa primera noche pareciera mucho más larga. Con nuestros equipos y protector solar, desayunamos a las 5 a.m., siendo testigos del intenso trajín previo al embarque. Algunas fotos, buenos deseos y abordamos en tres embarcaciones totalmente equipadas para la pesca deportiva. Lanchas rápidas de 7 metros de eslora, con dos motores de 140Hp, vivero y demás comodidades que son fundamentales permaneciendo tantas horas mar adentro.

inshore-costa-rica
En un barco atunero anclado en cercanías del puerto, conseguimos la carnada. Sardinas, blue runners y bonitos hicieron de esta media hora diaria un espacio de mucha diversión. Dobletes y tripletes de luchadoras sardinas atacaban los brillosos anzuelos pelados. No faltó algún pez globo u otra rareza subacuática.
Con lo viveros llenos, fuimos en busca de grandes pelágicos. Del pequeño Golfo que da nombre a la ciudad salimos hacia un gran golfo, conocido como Golfo Dulce, donde se encuentran algunas de las fosas oceánicas más profundas del mundo. Las millas que se recorren hasta Cabo Matapalo, obligada salida a mar abierto, no se cuentan. Allí, sobre montañas cayendo a pique en el mar comienza la jornada de pesca costera o inshore. Lanzando contra las piedras y arrecifes, tanto con carnada viva o artificiales (poppers y jiggs), no tardaron en llegar los ataques desde las profundidades. Pargos, cuberas, peces gallo, peces aguja, tiburones de arrecife, meros y vigorosos jureles se disputan cualquier movimiento subacuático. Con equipo liviano (cañas de 10 a 20 libras) cada jurel era un interminable duelo lleno de incertidumbre. Hasta que no lo vemos, parece que peleamos contra un mero gigante, kilo por kilo es el pez más poderoso de los que hemos pescado.

pez-vela-costa-rica
Tras una buena mañana costera, partimos a una tarde offshore, navegando entre 25 y 40 millas mar adentro desde Matapalos. No tardó en llegar el primer gran vela!!! Sus saltos y corridas eran un espectáculo imperdible, muy difícil de transmitir con palabras la emoción que producen. Continuamos con el trolling de altura, con equipos pesados de 80 libras en busca que algún marlin, dolphin o sailfish cambiaran la tediosa espera por una apasionante experiencia.

Velas a pez visto

Pero la segunda jornada, ocurrió un hecho revelador que cambiaría la historia de nuestros próximos días de pesca. Las tres embarcaciones tomaron decididamente el mismo rumbo, muchas millas adentro para volver al trolling diario. En el momento en que nuestros vecinos estaban preparando los trastes para iniciar el tedio, vemos que salta a escasos metros del bote un vela,… ¡lo habían enganchado al lado del bote!
Arreciaron las preguntas a nuestro guía. ¡Ellos no estaban troleando y pescaron un vela al golpe! Allí nos explicaron que cuando están alimentándose, es muy común ver la punta de la cola fuera del agua. Apenas un triangulito de unos pocos centímetros en la inmensidad del océano. Fue así que decidimos que valía la pena dedicarnos a avistar, haciendo guardia por turnos, sentados en proa, mirando un mar cubierto de reflejos. Hasta que apareció la primera revelación!!!

pez-vela-costa-rica4
Nunca habríamos imaginado que después de las demoledoras horas de trolling de los primeros días, estaríamos pescando a sailfish a “pez visto”. Un hábil encarne, mantenía a la sardina viva por horas sin que perdiera movilidad y permitía que todo este listo para el momento de la acción. Aquí los equipos son mucho más livianos que en trolling: reeles frontales Penn Conquer 5000 y 7000, multifilamento de 50 lb., y cañas Penn o Ugly Stick de 12/20lb. a 15/30 lb. Se avistaba el pez y con muchísima habilidad se debía presentar la sardina viva en la boca del vela. Tras un certero casteo, la sardina toca el agua, busca la profundidad, el salifish la engulle y empieza la acción! Lo primero es una espectacular corrida y un primer salto a escasos metros del bote.
La pelea con estos equipos se extiende (y se disfruta) muchísimo más que con los utilizados para hacer trolling. Definitivamente exige más pericia de parte del pescador. En resumen, una técnica más activa, gratificante y comprometida.
Es maravilloso el empeño y atención que ponen los guías en la salud del pez. Todos los velas se devuelven, pero si la pelea se pone muy dura, y el pez llega muy cansado, no se sube al bote para las fotos. Se los oxigena y devuelve sin sacarlos del agua. El sailfish, como los marlines son peces muy vigorosos y rápidos, que dan guerra hasta último momento.

dolphin-costa-rica

Pero no son tan resistentes y si llegan muy cansados se corre riesgo de que mueran.
Esta modalidad de avistaje nos garantizó una fructífera pesca, junto a una cuota de diversión y actitud deportiva, que la pesca de trolling clásico no prometía. Siempre hay un modo de relacionarse con la naturaleza más allá de los estereotipos. La intuición de un pescador merece ser considerada, sobre todo si está enriquecida con sentido común y perseverancia.

Equipamiento (Spinning de Velas y Variada)

  • Cañas: Penn carnagge Blue Water 12/50 lb de 7 pies ; Penn Torque 12/20 lb de 2,4 m (2 tramos); Penn Spinfisher 12/20 lb; y Shakespeare Ugly Stick Tiger Ligth 12/30 lb, 6,6 pies.
  • Reels: Penn Conquer, Battle y Sargus entre tamaños 5000 y 7000.
  • Multifilamento: Whiplah y Whiplash Clear 0,21 mm (26, 4 kg) y 0,24 mm (37,8 kg). Sasame 0,26 mm de 52 lb.
  • Anzuelos: Sasame Kamikase y Kudako.

Conociendo al Pez Vela

pez-vela-costa-rica8

Nombre científico: Istiophorus platypterus.
Nombres vulgares: pez vela del Pacífico o vela oriental.
Distribución: habita en el Océano Índico y Pacífico. Es una de las dos especies de peces vela, junto con el pez vela del Atlántico. Se considera que el pez vela del Atlántico es de menor tamaño.
Tamaño: puede superar los 2 metros de longitud y los 100 kilos de peso.
Características relevantes: con un pique corto de 110 km/hora es el segundo habitante más veloz de los océanos (detrás del tiburón mako, 120 km/h). Tiene una cola rígida en forma de media luna, adaptada a la velocidad; y su alta aleta dorsal, y un hocico en forma de espada que corta el agua como un cuchillo. A pesar de su tamaño es uno de los seres más elegantes del océano.

Comments are closed.