Carpas con Mosca, Técnicas Avanzadas: Pescando Burbujas

abril 19, 2014 por  
Archivado en Fly Fishing, Notas de Pesca y Videos, Pesca

carpas-burbujas-585
Textos Diego Flores. Fotos Diego Flores, Tito Fontana y Gabriel Distilo.

Tratándose de carpas con mosca en aguas turbias o días nublados, donde no podemos establecer contacto visual directo con el pez, la pesca de “burbujas” es una técnica fundamental. Uno de los recursos técnicos más sólidos y utilizables. ¿Pero que significa “pescar burbujas”? En aguas lentas y productivas, la materia orgánica acumulada en el fondo se descompone anaeróbicamente, formando gases que quedan atrapados en el sedimento. Cuando el gas (fundamentalmente metano) rompe su encierro, o un pez desgrana el fondo al alimentarse, llega a la superficie en forma de burbujas.

Lo trascendental de las burbujas es que nos indica un pez comiendo. Y en segundo término, nos muestra la posición de su boca, permitiendo una presentación precisa a centímetros de ella. Algo muy difícil de realizar sin ver directamente al pez…

¿Qué nos dicen las burbujas?

La primera cuestión es discernir si se trata de emanaciones naturales del ambiente o de un ser vivo. Y de la misma manera que disponemos de una lectura de rises, también existe una lectura de las burbujas superficiales (que con Tito Fontana bautizamos “bubbles fishing”). Los conceptos aquí vertidos provienen de 3 temporadas de investigación carpera. No representan una ciencia exacta, pero nos dan buenas pistas sobre cómo enfrentar cada situación.

carpa-burbujas-5

Lo primero a descartar es si se trata de una emanación natural (bautizadas “falsas bubbles”). Las mismas se evidencian por lo siguiente:

  1. Como burbujones grandes, uniformes y aislados.
  2. Como pequeñas burbujitas que emergen, constantes y parejas, en un mismo sitio, como si se tratara de aireador de una pecera. En estos casos es común que la emanación se sostenga por largo rato y en forma pareja. O que aparezca exactamente en un mismo punto, por periodos intermitentes de tiempo. Ello puede suceder cerca de rocas, ramas o veriles, que generan una fisura en el fondo, por donde escapa el gas en forma progresiva y lenta.

Justamente ser “localizadas, sostenidas y homogéneas” son las características que venden a una emanación natural. Por el contrario, el movimiento, el cambio de intensidad y la heterogeneidad, son los principales síntomas de que un “ser vivo” anda allí. Esta evidencia se confirma ante otros indicios como bulos, lomeadas, estelas en superficie, sombras o colas que emergen durante un tailing.

Aquí nos enfrentamos a una nueva pregunta ¿que especie de pez las genera?. Lo primero a analizar es el ámbito: burbujas en una laguna del Limay inferior es 100 % posibilidad de carpa, ya que salvo una perca (muy esporádica) ningún otro pez las produce. La cosa se complica (y mucho), en ámbitos paranoplatenses donde muchas otras especies (viejas de agua, sábalos, bogas y bagres) también las generan. Y no todas se deben estrictamente a alimentación.

carpa-burbujas-2

En las lagunas o desbordes las tarariras generan burbujas al escapar, ya que al ondular  sus aletas desgranan el fondo. Pero esta marca es completamente distinta a una de la alimentación. Las burbujas emergen rápidamente, formando una línea (que marca la dirección de huida del pez), y a menudo son acompañadas por una rápida estela superficial. Esto me recuerda a la pesca de las grandes tarariras en la laguna de Monte (hace una década), donde las burbujas permitían localizar el cardumen en plena laguna y sin ningún otro punto de referencia.

¿Como distinguir que pez produce las burbujas?

Tal vez lo más fácil de identificar son las burbujeadas de una carpa grande, que justamente por su tamaño (más de 4 o 5 Kg.), las generan a un mayor escala que otras especies. El burbujeo de una carpa grande (en general solitaria) es profuso, como si fuera un chorro de burbujas (finamente gasificadas) emitida por un difusor. Formando un círculo que puede superar los 50 cm de diámetro si la remoción es consistente. Como rompe el fondo con decisión, es común que emerjan a la superficie volutas de lodo, espuma, hojas, palitos, algas, raíces de junco e incluso trozos de valvas de moluscos. Otro factor de identificación es el ritmo. La carpa genera burbujas en un lugar por un período de 5 a 20 segundos, las corta y reaparece a 2, 3 o 5 m repitiendo un patrón de natación similar. Muchas veces formando un caminito o circuito, que marca claramente el desplazamiento del pez.  A veces en forma de calesita o círculos, muy comunes cuando se alimenta en puntas de laguna o bahías cerradas (trampas naturales de detritus y alimento).

carpa-burbujas-4

La primera especie a descartar son las viejas del agua, porque justamente no toman la mosca. No va a ser la primera ni la última vez que uno pierde el tiempo, enviejado con una enorme Loricaria. Normalmente las viejas producen burbujas más tenues y delicadas, y se desplaza menos y más lento. Ante un pez que no pica ni se mueve, hay muchas posibilidades que sean viejas. De hecho cuando están en grupos, amontonadas una sobre otra, sus burbujas recuerdan mucho a una emanación natural.

Otra posibilidad es que se trate de sábalos, que si bien pican, la probabilidad de que lo hagan en mucho menor (y requieren técnicas diferentes). Mientras la carpa rompe el fondo osando como un chancho, el sábalo es más sutil. Besa el lecho delicadamente, aquí y allá. Más movedizo, las burbujas emergen sutiles, espaciadas y en distintos puntos. Otro punto es que los sábalos viajan en cardúmenes de muchos ejemplares, algo que se evidencia con finos burbujeos que aparecen al unísono en distintos puntos de un área.

Pero como indique anteriormente, no es una ciencia exacta y sucedió varias veces que tras bajar una ninfa sobre un chorro de burbujas piquen bogas, bagres (blancos o sapo) e incluso chanchitas o juveniles de tarariras. Justamente esa variedad, e impredictibilidad, hacen al encanto de esta pesca. Y sin proponérselo, la pesca de burbujas está abriendo nuevos puertas hacia otras especies que se creían inabordables.

Sitios, condiciones y factores que afectan la pesca de burbujas

carpa-burbujas-3

La condición más importante es la falta de viento, siendo ideal la calma chicha. Una pequeña brisa que arrugue la superficie, nos quita el 80 o 90% de lo que podemos percibir respecto a aguas tipo aceite. Por ello, con viento, es menester buscar las carpas en las costas donde este nace.

Las burbujas se encuadran en el marco típico de la pesca a pez visto. Se sale a caminar las costas, observando todo el tiempo. Si bien los anteojos polarizados son opcionales (no se necesita ver bajo el agua), estos descansan mucho la vista cuando la forzamos muchas horas contra el brillo superficial. Hay que salir al encuentro de los peces, y el que más se mueva más chances de pescar tiene.

Una clave tiene que ver con donde buscamos. De nada sirve encontrar burbujas en un canal o una cava de 4 o 5 metros de profundidad, donde la presentación es imposible. Las mejores situaciones se dan entre 20 y 80 cm de profundidad. Un metro y medio como máximo….

Otro punto muy importante es la temperatura ambiental. Con aguas frescas, por dos motivos, los burbujeos son mucho más aislados y sutiles. El primero es que los procesos de putrefacción son más lentos, por lo que hay menos metano atrapado en el fondo. Y el segundo es que los peces se encuentran metabólicamente menos activos. Las mejores respuestas con está técnica se dan con alta temperatura ambiente, con peces que comen en forma decidida, y más impulsivos a la hora de tomar. Independientemente de la época del año, el amanecer resulta un momento clave para esta pesca, en una medida mucho mayor al atardecer.

Equipos y técnicas de presentación

carpa-burbujas-1

La técnica de presentación es muy fácil de entender, aunque no tan fácil de implementar. La mosca debe pasar arrastrando por el fondo por el centro del burbujeo, ósea a centímetros de la boca del pez. Si no llega al fondo, y pasa por encima del pez, las posibilidades de pesca son casi nulas.

Lo peor al respecto es apuntar al centro de las burbujas, porque al hundir el leader se curva y nos quedamos cortos. La idea es tirar pasados del centro, una profundidad equivalente a la que se encuentra el pez, o un poco más, para que la mosca le quede pasada unos 20 o 30 cm. Si la carpa come a 40 cm de profundidad, nos pasamos unos 60 cm. Si come a 80 cm, nos pasamos 1,2 m. Un punto muy importante es el peso de la mosca, a menos profundidad menos lastre, básicamente porque una mosca pesada espanta mucho, y viceversa. Como en la pesca de bone y permit, las moscas (aún las muy lastradas) tienen que apoyar lo más suave posible, algo que requiere entrenamiento y concentración.

Con la mosca en posición se estripea con tirones cortos, pero enérgicos, que emitan vibraciones que puedan ser detectados por el pez. El pique se evidencia como una detención, y una vez realizada la clavada, la pelea resulta ser brutal!!!

Que hayamos realizado un buen tiro no implica que el pique sea inminente: como estamos ante un pez recolector, y con una percepción muy limitada por el agua sucia, lograrlo requiere de muchos intentos (sin que la carpa lo advierta). Por eso es muy importante ser sigilosos, prolijos y por nada del mundo generar errores que la espanten.

moscas-burbujas

Como moscas se usan ninfas invertidas con diferentes lastres (ojos de cadena chicos, ojos de cadena medianos, ojos de bronce chicos y ojos de bronce medianos). Algunos patrones que funcionan muy bien son Carp Scampi, Pampeanita, Canape, Coyote Carp Nymph o Backstabber, entre Nº 8 y 4 según el tamaño y la turbidez del agua. Con aguas muy turbias, los colores negros o marrón oscuro, por su mayor contraste, son los más indicados. En aguas más claras, el oliva y el mango se llevan las palmas.

Como equipo se usa una caña Nº 5, 6 o 7, y una línea W.F-F de torpedo medio o agresivo (tipo ECHO Nymph). El leader, aunque dificulte el tiro, debe tener una elevada proporción de taper y tippet, para que la mosca llegue al fondo más rápido y directo (una proporción no menor al 50 %). En aguas turbias el tippet no es un problema, y con carpas buenas recomendando aquellos que oscilan entre 0,26 y 0,30 mm.

El problema de no robar

Cuando pescamos burbujas sabemos con mucha exactitud donde está la boca, pero resulta casi imposible acertar hacia donde apunta el cuerpo del pez. En un análisis geométrico, si usáramos un compás desde el centro del burbujeo, tendríamos un círculo de entre 10 y 20 cm de diámetro (área de pique) y otro de entre 50 y 1 m de diámetro (largo del pez). De ello se desprende que hay más probabilidades de arañar el pez con la mosca, y espantarlo, que lograr el pique. Y para nada es un detalle menor!!!

carpa-burbujas-ap

Con moscas chicas e invertidas,  a no ser que se clave de un radio espinoso, la robada es imposible. Además por el peso las escamas se salen y las aletas se desgarran al mínimo esfuerzo.

Por ello se debe hacer un esfuerzo conciente de evitar robadas accidentales. Cuando sintamos una resistencia rara, como un enganche de algas, donde notamos que embozalamos al pez con el leader, hay que detener la recuperación o estripar muy suave para no enganchar. Así evitamos el pinchado, y podemos seguir tirando. Caso contrario es “hasta la vista baby”, y buscar un nuevo pez. Algo muy duro si malogramos una buena oportunidad con un carpón trofeo.

Nos reencontramos la próxima con el análisis de otras técnicas avanzadas para aguas turbias como muds (nubes de lodo) y tailings.

Comentarios

2 Respuestas para “Carpas con Mosca, Técnicas Avanzadas: Pescando Burbujas”
  1. Maximiliano Mendiri dice:

    Excelente nota como siempre!!

    Diego te consulto si me podes dar una idea de cómo pescarlas en arroyos con un poco de corriente cuando no logramos verlas por el agua turbia, he recorrido bastante buscandolas sin poder detectarlas. Lo único que me quedo fue probar a ciegas sin resultado alguno (Obviamente jajaja).

    Desde ya muchas gracias.

    Abrazo.

    Maxi

  2. Roberto A. Roca dice:

    Muy buena nota, en especial el informe técnico y tipo de equipo, moscas a usar y todo dato de importancia para esta pesca, que entusiasma a cualquier pescador. Un fuerte abrazo diego y gracias por seguirnos enseñando con cada nota que haces.