Truchas, carpas y pejerreyes con mosca en el Limay Inferior

julio 1, 2014 por  
Archivado en Fly Fishing, Notas de Pesca y Videos, Pesca

carpa-con-mosca-limay3

Textos Diego Flores. Fotos Diego Flores, Gabriel Distilo y Claudio Lezcano.

Hasta hace poco, el Limay inferior era solo una posta en el camino, que pasábamos con el acelerador a fondo con el pensamiento fijo en la Cordillera. Afortunadamente pude abrir los ojos, y gracias a nuevos amigos pescadores, cada vez estoy más deslumbrado con estas aguas olvidadas. Es que ningún otro sitio de la Patagonia ofrece tanta variedad en un espacio tan reducido: pesca ultradelicada de arco iris y pejerreyes patagónicos, marrones con streamers y enormes carpas en aguas cristalinas.

Uno de estos amigos, es Gabriel Distilo de Plottier. Un fanático que se inició con la mojarrera, pasó por todas las etapas de la pesca (vivió por décadas en Mar del Plata) y hoy se apasiona con la mosca. Es uno de los fundadores de la Peña “Ribera Libre”, que sin fines de lucro reúne a muchos mosqueros del norte patagónico, ayudándolos a iniciarse o concientizándolos sobre el cuidado del ambiente. A Gabriel lo acompaña su esposa Liliana, gran atadora y una estoica pescadora que no la detiene dificultad alguna. Justamente esta historia inicia con ellos, que desinteresadamente me abrieron las puertas de su hogar, y tomándose vacaciones adelantadas, tuvieron el enorme gesto de mostrarme sus pesqueros.

pejerrey-con-mosca-pata

El primer día inició en la margen rionegrina del Limay inferior, a la altura de Arroyito. Apenas bajado del avión nos fuimos “crudos” tras las carpas. Esos canales y lagunas, que el año pasado rebozaban de gigantes, lucían desolados y estériles. Después de unos 30 minutos sin ver un pez, decidimos ir por las truchas al río macho. Con 38 ºC el vadeo fue húmedo con prendas largas de secado rápido, que nos protegieran del sol. Algunas truchas se movían aquí y allá, pero tímidamente y sin continuidad. Daniel Valls me recomendó iniciar con una húmeda de similar a una Brown & Peacock, pero no hubo respuestas. Mientras tanto Miguel Lacalle empezó a calentar el disco de arado, para unas hamburguesas caseras que fueron de antología. Caminando río abajo, siguiendo las indicaciones de Liliana, di con un remanso con fondo de algas, donde un cardumen de pejerreyes patagónicos se cebaba con emergentes. A pesar de la sutileza del equipo Nº 3 no había forma de engañarlos, estaban realmente difíciles. Una y otra vez rechazaban las moscas, alejándose con cada deriva de la línea. Enfervorizado por la dificultad, llevé el leader a 12 pies, tippet 5X, y recién al poner una larva de caddis Nº 14 se dignaron a tomar. Salieron 3, uno muy bueno de 600 gr. que me regaló unas buenas fotografías en superficie.

Los gritos lejanos me reclamaron para el almuerzo, con melón helado de postre y una larga sobremesa a la sombra de los sauces. Luego, aprovechando el periodo de las 16 a las 18, pescamos el río con imitaciones de alevitos. Yo pase a una caña Nº 4, shooting intermedio transparente, amnesia de 15 libras y un alevino de pejerrey en anzuelo Nº 6 (diseño de Miguel). Así le pegamos dos largas peinada a la corredera, que dieron 4 arco iris de entre 1 y 1,2 kg.

trucha-con-mosca-arroyito

Ya con el hatch de la tarde, los mismos pejerreyes de la mañana se pusieron aún más duros de boca. Hubo que llevar el tippet a un fluorocarbono 6X y recién volvieron a tomar con un emerger de CDC Nº 20 (atado por Rubén Martin). Una pesca delicada y compleja, que nos recuerda el valor de nuestros peces autóctonos. Sobre el atardecer nos sorprendió una furibunda eclosión mixta de Baetis y caddis oscuros, que movilizó a las arco iris del río. Costaron, pero salieron un par de 800 gr. a 1,2 kg. con los mismos equipos y terminales, brindando una pelea cargada de adrenalina.

Tras las carpas

El día después amaneció caliente como aliento de horno. Sería una jornada dedicada a las carpas, bajo la tutela de Claudio Lezcano, amigo mosquero que se volvió un especialista con la especie. Así, que entrando a lo de Rivas, y pasando varios vados, llegamos a las lagunas que se forman aguas abajo de la represa de Arroyito. Una cancha de pesca sumamente variada, con numerosos espejos de agua que presentan diferentes estructuras, densidades de peces y transparencias del agua. Ideales para caminar y explorar hasta el hartazgo…

La mañana arrancó muy dura, con pocas carpas y muy espantadizas. En el centro de la laguna grande se veían cardúmenes en superficie, en un número y densidad solo comparable a un banco de peces de mar. Una escena apocalíptica, donde a más de doscientos metros se escuchaban miles de boca chasqueando en superficie. Con Claudio decidimos ir a las lagunas del fondo, con la posibilidad que en algún momento del día el cardumen arrimara a tiro de mosca (así le había sucedido unas semanas atrás).

carpa-con-mosca-limay1

En la laguna cristalina del fondo vimos ejemplares realmente enormes, muchos de entre 7 y más de 10 kg. Pero ya sea por la transparencia del agua o por su baja temperatura, proviene directamente de un vertedero del embalse, hacerlas tomar resultó imposible. Así que por un par de horas sufrimos un show de rechazos y denigraciones permanentes, en los que hay que tener la moral muy alta para continuar. Cansados que nos denigraran, hambrientos y sedientos, emprendimos el regreso hacia el auto. Al subir la barda, camino a los vehículos, no podíamos creer lo que teníamos ante nuestros ojos: dos enormes “bolas de carpas”, habían entrado a una pequeña bahía y estaban a tiro de caña (lejos pero alcanzable). Corriendo, agitados, nos dividimos para entrarles los más prolijo posible. Lamenté no tener una seca conmigo y me incliné por una pequeña Lili Flu-Flu  Nº 10 prácticamente sin lastre. La idea era peinar los bordes del cardumen, sin que la línea o el leader les cayesen encima y espantara los peces. El primer pique sobrevino tirando al frente, tomada sutil, clavada y una larga corrida que armó terrible desparramo. Una carpa promedio, de 3 o 3,5 kg, que sorprendió a todos dando un salto digno de un dorado. Los cardúmenes se rompieron, se alejaron y no hubo posibilidad de sacar otra…

Esperando otra oportunidad me quedé observando desde la costa y lentamente los peces retomaron su actividad generando burbujas, o patrullando el veril en parejas o tripletas. Tras varios intentos tirando a interceptarlas a su paso, clave un ejemplar color bronce realmente hermoso. Un macho que al devolverlo, eyaculó un chorro de esperma.

carpa-con-mosca-arroyito

La pregunta era ¿a qué se debían esas agrupaciones?. Un tema misterioso, aunque en mi opinión es una combinación de alimentación en superficie y agregación reproductiva. Esa semana coincidió que la laguna tenía un bloom de algas, que generaba gruesas capas verdes en superficie como sopa de arvejas. Y era indudable que las carpas las estaban filtrando, como las ballenas al krill….

Tras unos sándwich regados con cervezas heladas, largamos la sesión de la tarde que se cortaría a las 16 hrs (tenía que regresar a Neuquén para dar la charla en Centro de Pesca). Claudio, on fire, se despachó con un hat trick de carpas. Varias muy jugadas, con verdaderos malabarismos en el barro para evitar enredos entre los juncos. Yo por mi lado, corté una, y otra no pude clavarla. Sin espacio para la resignación, 15 minutos antes de la partida pude cruzarme con un solitario recolectando alimento en un bajo de sedimento. En menos de 50 cm, igual que un bonefish en un flat caribeño. Afortunadamente no lo espanté, pude poner la mosca donde debía (a 30 cm de la boca interceptándola en la pasada), la inspeccionó por 1 metro y al final succionó con ganas. Corrida interminable, pelea de perros, mojadura al vararla y un fotógrafo (Gabriel Distilo) que casi se me infarta en la corrida.

Tras semejante captura me quedé pensando: sin duda los carpones a pez visto representan un podio indiscutido, entre las pescas más picantes que podemos realizar en Argentina. Dicen que las carpas son el “bonefish del hombre pobre”, yo pienso que en aguas cristalinas los bonefish son una “copia deficitaria” de un pez mucho más difícil y complejo llamado carpa. Y eso que amo los bonefish!!!!

Últimos días

trucha-con-mosca-arroyito1

La mañana de este día aprovechamos para descansar y atar las moscas que habían resultado más efectivas. Almorzamos en la casa de Gabriel y junto al Cuchi Cuellar regresamos a las mismas lagunas. Apenas llegamos, salí eyectado  a unos de mis points carperos preferidos. Fue ver la primera carpa, presentarle la mosca en forma adecuada y que tome. Gritos, risas, fotos y pude poner en seco una muy bella carpa de unos 4 kg. Casi enseguida Gabriel cortó una, dando comienzo a un largo calvario de pérdidas. Pescando el borde exterior, mimetizándome con los juncos, les tiré a muchas. Un par tomaron, pero tan delicadamente que no pude conectarlas. Cuchi arrancó hacia la derecha con Lili y en su debut tubo la fortuna de clavarse un doblete de medianitas, a pez visto con ninfas.

En la laguna grande me encontré con los mismos cardúmenes comiendo en superficie, los esperé pero nunca arrimaron a la costa. En la laguna de agua cristalina me cruce con verdaderos trasatlánticos, bajando a moscas muy pequeñas (como scuds Nº 14) tuve algunos amagues de pique. Pero después de seguir e inspeccionar a centímetros quedaron solamente en eso.

carpa-con-mosca-limay

El domingo, correspondiente al asado de la Peña honrando mi presencia, volvimos a lo de Rivas. Allí me dediqué de lleno a los ciprínidos en el viejo canal de derivación. A pesar de no pescar ninguna, fue un día de fascinante. Pasó de todo: piques, marradas, seguidas, rechazos, espantadas, todo en un contexto 100% visual… Todo empezó con un ejemplar clavado, bajo una nube de burbujas, que se desprendió en la primera corrida. Luego, bajo un árbol semisumergido, pude detectar un cardumen de enormes carpas que oscilaban entre los 6 y 10 kg. Estoy seguro que un par rozarían los 14 o 15 kilos. El lugar era sumamente complicado, con una barranca alta y mucho arbusto espinoso. Buscando sacarles aunque sea aun pique, me la jugué a la heroica: leader de 4,5 m, tippet 3X y una Lili Flu-Flu Nº 12 en anzuelo reforzado. Allí fue succionada por una de las sombras más grandes. Lento, pero sin pausa, el pez sacó toda la línea, unos 70 m de backing y se fondeó en el medio del canal. Me sentía como si tuviera un elefante atado de la cola con un nylon 0,40 mm, conectado a un pez, sobre el que no tenía el más mínimo control. La pelea siguió lenta y pesada, hasta que 10 minutos después cedió el pellizco de una mosca tan pequeña. Una historia llena de sentimientos encontrados, ¡pero absolutamente inolvidable! Por la tarde  volvimos al mismo sitio, y clavamos dos tremendos barracos que también se desprendieron.

encuentro-ribera-libre

Como reflección final solo pienso en dos palabras,…más cuidado!!! Los pescadores del Alto valle tienen un paraíso de la mosca muy cerca de sus casas. Paraíso, que por tener tan a mano es injustamente despreciado. Y lo mismo sucede con los controles. Sería sensacional que nuestras autoridades entendieran el gran potencial turístico detrás de estos pesqueros. Si siendo prácticamente zona liberada a las infracciones y el furtivismo, ¡imagínense en lo que se transformarían si estuvieran cuidados!

Hasta la próxima…

Equipos Utilizados

  • Pesca fina de truchas y pejerreyes:  caña St. Croix Legend Elite Nº 3 de 7,9, reel Batenkill a click 3/4, línea flotante y leaders de 12 pies con tippets entre 4 y 6X.
  • Truchas con streamers: caña Tech Salmo Nº 4 de 8,6 pies, reel STH Cayuga 1,5, shooting Airflo transparente, running de monofilamento Sufix Ultra Knot de 25 lb (0,40 mm), leaders de de 9 pies con tippets 2X.
  • Carpas con mosca: caña St Croix Imperial Nº 6 de 9 pies, reel STF Cayuga 1,5, línea ECHO Sphere Streamer/Nymph 5, leaders de entre 9 y 12 pies, entre 2 y 0X.

Charla de Pesca Fina (Secas y Ninfas) en la escuela de Pesca con Mosca “Centro de Pesca”

trout-clase

El 17 de enero Diego Flores brindó una charal organizada por Leonel Rodríguez de la casa Centro de Pesca de Neuquén.  Los contenidos fueron los siguientes:

Entomología Aplicada

  • Insectos de origen terrestre y acuático.
  • Selectividad y oportunismo.
  • Insectos que pueden generar alimentación selectiva en el norte de la Patagonia.

Elección del equipo

  • Caña-reel- línea-leader-tippet.

Principios básicos

  • Pesca con secas.
  • Pesca con ninfas.
  • Pesca con húmedas.

Contactos

Centro de Pesca: artículos de pesca y camping. Guiadas en el embalse Exequiel Ramos Mexía. Dir. Manuel Lainez 365, Neuquén. Tel.: 442-6786. www.centrodepescanqn.com.

Peña “Ribera libre”: ingresar al siguiente link de Facebook

Comments are closed.