Historia de una Trucha Marrón en la Boca del Río Limay

diciembre 30, 2010 por  
Archivado en Fly Fishing, Notas de Pesca y Videos, Pesca

marron-boca-del-limay
Texto: Diego Flores. Fotos: Gabor Dombay.

Mi último viaje a Junín de los Andes estuvo plagado de innumerables complicaciones: un aeropuerto de Chapelco cerrado que me obligó combinar con Bariloche, vendavales incesantes que malograron la mayoría de mis planes, una gripe gastrointestinal que me postró 2 días en cama, un cruce embarcado del embalse Piedra del Águila con olas para el infarto y un molar partido comiendo pizza casera, entre varias otras vicisitudes que el Señor puso en mi camino. Por momentos pensaba si viviría para llegar a mi hogar en Buenos Aires!!!

Pero aún me sostenía la idea de mosquear un día entero junto a mi amigo Gabor Dombay, en el Brazo Tristeza con su propia embarcación. A parte de albergar unas arco iris espectaculares, el lugar es un paraíso escénico inenarrable. Sin contar la deuda que mantiene conmigo: varios años atrás, en la Cascada Negra, tuve el corte de una imponente marrón que rompió todo en un coihue sumergido. Y la verdad que hace tiempo que tengo ganas de cobrármela con intereses…

Si el viento lo impedía, el “Plan B” era pasar por el arroyo Catarata en lago Traful y buscar un buen salmo salar sebago, que este año arrancaron con todo. Pero a dos días, aún estando en Junín, el windguru anunciaba más de 70 km de viento del noroeste. Veinticuatro horas antes todo se complicó aún más cuando la esposa de Gabor y su hijo menor cayeron en cama con la misma gripe, que a esa altura parecía una pandemia patagónica.

marron-boca-del-limay4

De pescar (cada vez más, más lejano…) todo se reduciría a un lance de 3 horas a la mañana. En otro momento todo hubiera virado a un día de descanso, pero pasaban tres cosas:

  1. Era mi último día truchero del 2010,…
  2. me moría por pescar,…
  3. y algo, un instinto o como se llame, me decía a gritos: tenés que ir!!!!

De regreso, desde la ventanilla del micro (había sacado pasaje sobre la fila izquierda a propósito) analicé todo el Limay superior al estilo Columbo. Observando cada corredera, cada entrada y como dejar el auto para el “salto del alambrado”. Tenía una sola bala y había que utilizarla como un francotirador. Con la ñata pegada contra el vidrio repensaba…

  • La Cruz y Creide: muy alto para vadear,…
  • Arroyo Carbón: loteado y alambrado,…
  • El Camping: podía estar bueno llegando muy, muy temprano ¡y rezá que no te agarren percas!
  • Llanquín: imposible,…
  • La Lonja: mucha caminata para tan poco tiempo,…
  • Arroyo Corral y Anfiteatro: poca fe, nunca le saque una grande vadeando del lado de la ruta,…
  • La Perca: no se ve del micro,
  • Rincón Chico: le podría pegar un llamado a Dono pero eran las 7 p.m. y todo sería muy complicado,
  • Al final llegó la Boca y la vi tan linda que me dije: plata o mierda ,“y que reviente la subcomisión de bochas” jajá jajá!!!

marron-boca-del-limay3

Esa noche nos matamos en casa de los Dombay con un goulash casero y helado a discreción. Pero nuevamente tuve que enfrentarme a un escollo cuasi insalvable: mi amigo Hernán “Tarucher” García (con amigos así estoy liquidado!!!) había sacado de mi reel un shooting con 40 m de amnesia y me lo había dejado hecho un rollito en una bolsita Ziploc!!! Juro que me agarraron unas ganas locas de mandar todo al demonio, pero 1 hora y media después deshice la galleta y dejé todo a punto para la faena. Eran las 3 am. y el reloj sonaría a las 4,45 am. Y sonó nomás!!!!

Apuramos un café, vimos que todo estaba más en calma de lo pronosticado y media hora después nos estábamos calzando los waders sobre el puente. Afortunadamente la boca estaba desierta, mejor dicho ¡a que pescador local en su sano juicio se le ocurriría ir con semejante pronóstico!

Estiré bien el amnesia en el poste de la policía caminera, pasé entre los autos chocados (cada vez son más!!!) y me le fui crudo al Pozón del Molino.

autos-chocados

Empecé con un patrón 100% limayero: una Matuka de Suri negra Nº 2 de casi 14 cm de largo. Realicé los tres tiros cortos de prospecteo por si hay una cerca (además de calentar la muñeca) y después morterazo adentro!!! En 10 minutos peiné la entrada del pozo con cero respuestas. Para ese momento, estaban anunciados unos 25 km/h del noroeste, solo se registraba un viento puelche muy suave. Así que ¡a la Boca!!!!!

Oxidado de tanta ausencia, traté de encontrar alguna pasada que me permita subirme aunque sea a la puntita de la barda, pero el nivel del lago lo hacía imposible. Cerca mío subían varias arco iris ideales para equipo Nº 4 y mosca seca. En el chupón bien adentro, lomeó un aparato que me heló la sangre. ¡A la Piedra de Baruzzi!!!! Apelando a todas mis mañas quedé subido a la piedra anterior, a un paso del “chupón de la muerte” como gusta llamarlo mi amigo Mariano Wainstein. Pensé en jugármela, pero el riesgo de ir a parar a los álamos era alto, mantenerme seco iba a ser imposible y poder subirme algo muy complicado a mis 40 años.

marron-boca-del-limay2

Desde allí observaba como varias marrones grandes, esas que venía a buscar, roleaban en el centro del chupón 10 o 15 metros más allá de mi tiro más largo con caña de una mano. El arma perfecta hubiera sido mi caña Loop Opti dos manos (Nº 8/9 de 12,4´´), con shooting II/III, flat mono y un overhead “de poder total”. No me arrepentí, ando medio renegado con los equipos pesados y ese día iba en tren de shootinero clásico.

Roté todo tipo de moscas: enormes suris, rabbits, tubos, ninfas atractoras con patas de goma, y hasta llegué a poner unas matoncitas Nº 8 de pluma grizzly teñida de amarillo, atadas para el Pichi Leufu. Lo mismo pasó con el leader, que alargué y afiné infructuosamente con el transcurso de los minutos. Si bien era 100% claro que no les llegaba, presentía que alguna “golosa” (en su frenesí) podría retrasarse hasta la parte más baja del chupón y entonces podría ser mía. Esa luz de esperanza me mantenía firme y digno, tratando de sostener el ritmo. Pero estos estériles intentos duraron 1 hora y media, hasta que me corrió el viento pronosticado que llegó con un par de horas de retraso. Y como tantas otras veces bajé de la piedra derrotado…

Teníamos unos 45 minutos y decidimos cepillar al río hasta el puente a buen ritmo: un tiro dos pasos… y así sucesivamente. Empecé por el volcadero, en realidad dos pozos, pero con tanta agua era uno solo completamente mal barajado. En semejante confusión de agua me incliné por un Leech de marabú naranja y oliva con una lentejuela roja (quiver) al frente, que tanto me había recomendado Ricardo Gallup.

marron-boca-del-limay1

Fui bajando, mientras Gabor en boxes por su epicondilitis, miraba espectante (nos estamos poniendo viejos carajo!!!).

Llegué al alambrado, un punto del río que me inspira tan poca fe que casi se lo grito Gabor. Tres pasos adelante llegó el viandazo. Se plantó, dio un salto misilístico y ahí nomás corrió unos 20 metros aguas abajo a cabezazo limpio, para enredar en una piedra grande que se marcaba con una costura en la superficie. Al grito de ¡no llegué hasta acá para que me cortés en el minuto uno, T.U.R.R.A.!!!!!, corrí a los tropezones, le gane milagrosamente la pasada y ahí nomás se plantó tan cojudo que pensé que había enganchado de vuelta.

Con un pez tan fresco, sano y musculoso la pelea se prolongó 15 minutos y varios saltos más. Sorprendía su vitalidad, su resistencia obstinada, parecía un túnido…

Calculando cada movimiento, y con pánico a una cosida entre los álamos cuando se la juegue “el todo por el todo” en su corrida final, logré vararla en el barrito de la costa. Viendo la mosca en su boca caí en la cuenta que el pez  atacó de la costa hacia adentro.

Gritos, alegría total,  fotos para inmortalizar esa Salmo trutta macho lacustre con “free pass alimentario” en el río, y un catch & release verdaderamente emotivo. Como imaginarán emprendimos el regreso, ya bajo una tormenta perfecta de viento y lluvia, felices como niños, recordando cada truchón sacado en ese pedazo de río único en la Patagonia. Truchas que no son muchas, cuestan sudor, lágrimas y por eso valen lo que valen.

Hasta la próxima…

Equipo Utilizado

marron-boca-del-limay5

  • Caña: Loop Opti coast 693 (Nº6 de 9,3´´). Esta caña de la cual estoy enamorado, es un verdadero mortero de mano, y se transformó en mi “titular” a la hora para pescar con shootings en aguas abiertas. El mango hexagonal mejora notablemente el grip, y disminuye el stress sobre la mano que ya no tiene que esforzarse para evitar que la caña gire al lanzar.
  • Reel: STH Cayuga a casette 1,5 dorado (aluminio maquinado).
  • Backing: 100 yardas 20 libras Cortland Micrón..
  • Línea: Shooting taper de 11,5 m Cortland de hundimiento III (calibrado a partir de un modelo original de 13 m).
  • Corredor: amnesia negro de 15 libras unido con la técnica de splice (con pegatanza).
  • Leader: anudado de 7 pies.
  • Tippet: 0,265 mm Super Raiglon.
  • Mosca: Marabú Leech, naranja y oliva con frente de lentejuela Nº 4 (Mustad 9671). Poco lastrada para lanzamientos lejanos.
  • Cast: levemente aguas abajo con reach cast aéreo. Tomó en el segundo stripeo.

mosca

Comentarios

20 Respuestas para “Historia de una Trucha Marrón en la Boca del Río Limay”
  1. alejandro marchesi dice:

    Que relato!!!!!! Felicitaciones, y muchas felicidades para lo que viene!!!!!

  2. David dice:

    Muy bueno Diego!
    Sabes que tengo esa revista con el truchón tuyo y de Gador en la tapa?
    Me acuerdo bien, uno perdido con mosca y uno ganado en Spinning UL!
    Felicitaciones y 2011 de primera!

  3. Patricio dice:

    Que hermosa nota Diego….y las fotos también, muy buenas. Lástima la de los autos.

  4. Nelson dice:

    Grande Diego felicitaciones….. desde los 13 años pesco la boca cuando puedo. Hoy tengo 42 años y es tal cual la describís, felicitaciones y espero un 2011 con muchas truchas…..

  5. Niko Muñoz dice:

    Muy bueno!! que truchón!! yo tuve la oportunidad de ir al Limay por primera vez el año pasado…y saqué la trucha más chica que podía haber, pero estuvo muy bueno!
    Ese río es único!

  6. Luis Hopua dice:

    Impresionante trucha e impresionante relato.
    Feliz 2011

  7. Gabriel dice:

    Que buena nota y que linda trutta!!!
    Vere si este año me le animo a la boca…..

  8. Hernan García dice:

    jajaja que hijo de tu madre!! No valla a ser cosa que me nombres para algo bueno jajaa!!!
    ¡muy lindo relato pelado!
    Te mando un abrazo desde la estepa.

  9. Gabor dice:

    Hola Fly!!! Recién veo la nota… Espectacular!!! Estaba leyendo en voz alta y Marisa me dice: “Pobre Diego, qué poca bola le dí ese día que me sentía tan mal…”
    De las salidas con vos sólo tengo buenos recuerdos, este martes me voy con Nico al Tristeza y prometo tratar de vengar esa marrón cojuda que te cortó en el coihue de la cascada del Arroyo Tristeza…
    Un abrazo enorme y saludos a la flia. Gábor

  10. eduardo dice:

    Hola Fly soy Eduardo de Bariloche, el otro guitarrista de Quassar jajajajaja!!!!
    Encontré tu pagina de casualidad, vi tus tags sobre el thrash y me trajo gratos recuerdos. Aparte muy buena la pagina, tu relato del Limay es muy emotivo y refleja toda la pasión que sentis por la pesca ,la verdad que te felicito por todos tus logros.
    Un gran abrazo desde bariloche.

    Pd: aun hoy sigo encontrando fans de Quassar por donde vaya, calamos hondo!!!

  11. pablo dice:

    Hola Diego! hermosa trucha y felicitaciones! estoy en bariloche, que pesquero me aconsejan para hacer sppining??, Llanquin que tal es??
    Gracias y un abrazo!

  12. Diego Flores dice:

    Gabor avisa si pasas por Bs.As. recorda que hay harto dorado, tararira y boga. Abrazón!!!!

  13. Diego Flores dice:

    Eduardo, que es de tu vida???? Asi que todavía hay fans de Quassar, como el negro Tello que decía que teníamos sonido Compac jajajaja!!!
    Si te quedó alguna filmación o grabacion pasamelas que yo me quede sin nada!!!
    Lo seguís viendo al gringo???

    Abrazo….

  14. Marcelo Braga dice:

    Hola diego, buenísimo el relato.
    Me gustaría que en algún momento si podes hagas un planito de los lugares que nombras de la boca del Limay o si sabes de algún lado donde pueda encontrarlo.
    Abrazos…

  15. RAUL HORACIO FAILLA dice:

    Hola, Diego, que hermosa nota, espectacular. Vos sabés que leyendo tu libro Aguas Patagonicas (no sé las veces que lo he leido, me encanta) saqué el dato de contractar a Mati Picapietra, ya que el papá no hace guiadas, y pescamos dos días la boca del Limay en abril sacando 2 hermosas marrones cómo la que vos sacaste, una la sacó Cristian, mi hijo, y la otra la sacó el Pela (Rodrigo Amadeo). Bueno, Diego, un abrazo grande, saludos, Raúl.

  16. Manolo Ocampo dice:

    Hola Diego!!!!!!!!!!! Tanto tiempo sin vernos!!! Muy buena nota. Como siempre un relato que me mete dentro de la historia y me hace vivir la salida como si estuviera pescando al lado tuyo.
    Un fuerte abrazo

  17. Diego Flores dice:

    Marcelo desconozco la existencia de un mapa y no tengo en mis planes realizarlo. Pero tomo la idea, puede ser muy interesante….

    Manolo y Lucas, un gran abrazo a ambos!!!!

  18. admin dice:

    Lo mejor de esta nota y de todas las que se puedan leer en este sitio, es “la pluma de Diego Flores” que si la combinamos con la pasión que le pone y su corazón el resultado es….. un grande.
    Abrazo…

  19. jorge rojas dice:

    Excelente ejemplar y excelente maestro, impresionante la descripcion hecha. La próxima chifla y te filmo desde enfrente, un saludo.

  20. José dice:

    Espectacular !!!!