Yatoranas con Mosca en Tsimane Lodge

enero 18, 2013 por  
Archivado en Fly Fishing, Notas de Pesca y Videos, Pesca

yatorana-tsimane-lodge3
Textos Diego Flores. Fotos Fernando Beltrán y Diego Flores.

Las candidas vivencias de la infancia, esas correrías campestres al estilo Tom Sawyer caña en mano, son una marca de fuego eterna. Y tanto más las valoramos, más entendemos cuanto modelaron nuestra vida, en la medida que encanecemos. Como niño pescador, la mojarra era un desafío supremo: fulmínea, voraz, demandante de afinados reflejos y mucha concentración. Aún hoy veo un charquito lleno de mojarras y en segundos me entra la pimienta cual purrete!!!

Mucho de lo que soy como pescador se lo debo a las mojarras. Modalidades que me encantan, como el coup, la inglesa o muchas facetas del fly fishing (Ej.: ninfas con indicador), no hubieran sido lo mismo sin estas maestras de primaria.

Su  potencia, sin relación a su diminuto tamaño, disparó todo tipo de presunciones. Con mis amiguitos pensaba, – te imaginas si las mojarras pesaran dos kilos, no nos podríamos bañar, comerían gente, habría que pescarlas con equipo de tiburón!!!-

yatorana-tsimane-lodge

Por suerte esas fantasías se transformaron en realidad: las mojarras gigantes existen y se llaman brycones. Y afortunadamente no atacan a los humanos…Una de ellas, el pira pita, habita en Argentina y es uno de nuestros peces deportivos más calificados.

Como persona tengo errores que me avergüenzan y batallo por cambiar. Pero algo que me enorgullece, es conservar intacto ese niño pescador al cual todo lo asombraba o le despertaba curiosidad. Por ello en mi visita a Tsimane, una especie que deseaba con fervor era al yatorana o jatuarana (Brycon amazonicus). Esa soñada mojarra de dos o tres kilos de la niñez, pero pescada con moscas secas en exquisitos ríos de montaña al estilo Malleo.

El fascinante mundo de los brycons

El género Brycon o brycónidos suma unas 42 especies, distribuidas en América del Sur y Central. Las hay de todos los tamaños, desde pequeños que no superan los 20 cm, hasta gigantes con expectativas máximas cercanas a los 10 kg. Su nombre deriva del griego ebrykon, que significa “que muerde, que roe”. Son peces migratorios y de crecimiento muy lento, de los que más han sufrido con las represas. La rotura del pulso de inundación/seca de estas obras hidráulicas, fundamental en su relación con el ecosistema terrestre, deprimió muchísimo sus poblaciones.

yatorana-tsimane-lodge5
El yatorana es uno de los Brycon de mayor tamaño, y se lo encuentra en la cuenca amazónica de Bolivia, Perú, Brasil y Ecuador. Sumamente bello, se lo reconoce por una banda azabache (variable según cada ejemplar) que recorre en forma oblicua sus aletas caudal y anal. Tsimane ofrece sensacionales yatoranas, en promedio 2 kg y con trofeos de 3 a 4 kg. Registros visuales, indican la presencia de ejemplares de 5 o 6 kg, capaces de romper el actual récord mundial de 4,35 kg. (río Tambopata, Perú, 1993).

Se trata de un pez omnívoro, oportunista y fuertemente asociado a la vegetación ribereña, de donde obtiene alimento y refugio. Su variada dieta incluye frutos, semillas, flores, anfibios, roedores, pequeños peces e insectos terrestres (escarabajos, chinches, cigarras, abejorros, hormigas, etc…). Cuando los dorados cazan, al igual que Leporinus, suelen ubicarse en las colas de corredera a tomar despojos de peces que bajan con la corriente.

El yatorana se encuentra muy asociado a los pirapitinga o pacú amazónico (con los que comparten costumbres y dieta) y evita los sitios con mayor concentración de dorados (su principal predador). Mientras los pausados pirapitingas gustan de las partes más calmas y profundas del pool, los ágiles yatoranas prefieren sitios donde el agua se acelera entre las ramas. Desde allí se precipita a la mosca como un rayo, y si falló o rechazó el patrón, muy difícilmente vuelva a tomarlo.

El dilema del pirá pita

yatorana-tsimane-lodge4
Nuestro pirá pita es un pez tremendo, pero posee una gran contra: los buenos hay que pescarlos de embarcado en Alto Paraná. Y ello, a un gamefish de abordaje tan sutil, le quita muchísimo encanto. Si los pudiéramos pescar de vadeo como los dorados del río Dulce o en el Paraná Medio, recechándolos en silencio con nuestros pies, la historia sería completamente distinta.

Las pescas de pira pita embarcadas suelen dejarme un regusto amargo: que sea tan difícil un abordaje específico, que se prendan en equipos sobredimensionados, espantarlos con el volumen de la embarcación, que se caigan de nuestras manos y se golpeen contra el casco, que un gran anzuelo doradero les arruine un ojo (muy cercano a la comisura de la boca).

Por eso mis pescas de pirá pitá más especiales en el recuerdo, fueron con ejemplares chicos (menos de 500 gr.) de vadeo con equipos de mosca ultralivianos Nº 2 o 3 . Un hecho cíclico, que sucede cada 8 o 10 años en el Paraná Inferior después de una gran inundación (ver: Dorados y Pira Pitas con Mosca en San Pedro)

yatorana-tsimane-lodge1
Por eso son tan especiales estos yatoranas de Tsimane. Habitan en un mundo virgen donde pueden alcanzar gran tamaño, y se pescan como una trucha selectiva en ríos de montaña. Muy probablemente se trate del pez “ligth tackle” más extremo de la fauna autóctona sudamericana. Sus saltos y corridas que buscan la profundidad del pozo con una fuerza descomunal, lo hacen único. Increíble que habitando una cuenca tan extensa, los mosqueros sudamericanos le hayan dado tan poca relevancia.

Yatoranas de Tsimane

Libra por libra, el yatorana es sin dudas el pez más fuerte del Tipnis, y un pez sensacional para equipos ligeros (Nº 5 o 6). Su boca pequeña y pique preciso, muchas veces realizados en sucesión, exigen concentración y técnica en la clavada. Una vez conectado opone una tremenda resistencia, no se somete fácilmente, y tarda en entregarse. No es raro que un yatorana de 2 kilos ofrezca la resistencia de un dorado de 4 o 5 kilos.

De hábitos diurnos, se lo pesca mejor en los momentos cálidos del día. Una brisa que agite las ramas, propendiendo a la caída de frutos e insectos, incrementa su actividad. A pesar que toma streamers y bolitas, la forma más atractiva de pescarlo es con grandes secas de foam. Su temperamento eléctrico hace que responda mejor a recuperaciones, cortas y rápidas. La sensación de vida y movimiento de estos patrones, se potencia con patas de goma y frentes que generen poppeos o salpicadas. Estos piques con secas en superficie son sensacionales, explosivos.

yatorana-tsimane-lodge2
Mis mejores experiencias en Tsimane con los yatoranas fueron en el alto río Secure, en un campamento camino al Chorro. Aguas que me fueron develadas por dos grandes, Fernando Beltrán como guía y Trini (uno de los chimanes más picantes) como baqueano. De ellos aprendí mucho de lo volcado en la nota…

Salieron varios ejemplares, pero tres resultaron inolvidables. El primero me agarró de vadeo, en un balcón de arena mientras trataba de seducir a un grupito a pirapitigas en modo patrulla. Tras una presentación correcta en aguas bajas y cristalinas, el pirapitinga líder empezó a seguir el streamer con serias intenciones de atacarlo. Cuando la mordida era inminente, un yatorana apareció de la nada como un rayo, arrebatándole el streamer.

Uno de los más lindos sucedió durante una sobremesa en el pool bautizado “Paculandia”. Mientras concluíamos unas cervezas, un pez empezó a tomar en una estrechadura de rocas donde el agua se aceleraba. En silencio Trini fue hasta un árbol similar a un ingá, tomo una especie de chaucha y la arrojó en la corriente. Flotó perfecta en el feeding line, hasta que fue tomada por un enorme yatorana. Fernando me aleccionó “vez Diego, esa es la manera que tiene Trini de sugerirte que pongas una seca”. No lo dudé un instante, con caña Nº 6 y una Chernobrycon saqué uno de los mejores peces del viaje.

yatorana-tsimane-lodge6
El tercer ejemplar, de unos 3 kilos largos, salio con el río frío y fuera de caja, después de un gran turbión. Bajo un árbol enorme cargado de frutos verdes, como aceitunas del tamaño de una nuez, observamos explosivos wakes cuando caía la fruta (producto de unos papagayos amarillos alimentándose en la copa). Le entramos en completo silencio desde la coamba y presenté un streamer de ostrich y craft fur con equipo Nº 6. Tres stripadas vigorosas en el medio del supuesto cardumen y la mosca se detuvo en seco. Salió corriendo como un tren para el pozón, y canté (por su potencia) que se trataba de un pirapitinga. Grande fue la sorpresa cuando saltó, mostrando que era un yatorana. Un ejemplar de novela que dio una batalla al límite.

Equipamiento

Teniendo en cuenta un abordaje bastante específico, el contexto de un ambiente pequeño, y falta de obstáculos de corte, el equipo ideal para disfrutarlos en toda su intensidad es una caña Nº 5 picantona o una Nº 6 truchera clásica, de acción medium/fast. En mi caso la mayor parte de la pesca la hice con una caña ST. Croix Imperial Nº 6 que anduvo de maravillas, por ser una caña delicada y muy controlable para presentaciones con secas. Secundariamente también use las Tech Zalt Nº 6, que tenía montada para streamers como híbrido yatorana/dorado mediano.

yatorana-tsimane-moscas
Como reel, basta con un modelo truchero de buen freno a disco y backing de 20 libras La línea recomendada es una WF-F tropical del tipo Bonefish Taper, que permite por igual presentaciones delicadas y tiros de distancia.

En lo personal use leaderes 8 o 9 pies, con un tippet 0,35 o 0,40 mm para una clavada sólida. Con un cable de acero uno 6 cm y 20 libras basta, pero recomendamos uno de al menos 12 cm y 30 libras por la posibilidad de pirapitingas y doradillos, peces que sale muy mezclados con los yatoranas. El Sevalon (7 hebras) de Berkley de 27 libras anduvo de maravillas. Un nudo tipo loop, es importante para una mayor movilidad de la mosca.

Una caja de moscas completa incluye Chernobrycones, Foam Ants, Poppers, Divers, entre Nº 2 y 1/0. Mi anzuelo preferido es el Sasame Chinu, muy resistente y afilado, que garantiza una clavada perfecta en su boca pequeña. Por lo que pude experimentar los yatoranas (al igual que los pira pita) gusta mucho de cuerpos negros, con patas de goma amarillas o naranjas (preferentemente barradas). Los cuerpos de EVA de 3 o 4 mm de espesor resisten mejor las dentelladas que el pelo de ciervo, no se hunden cuando las babean con los piques y mejoran la flotación con el cable de acero.

Como streamers, modelos de 7 a 10 cm de craft fur, marabú, ostrich, fibras de Puglisi o strung saddle (Nº 1 al 2/0) funcionan de maravillas. Los colores más efectivos son combinaciones de negro, con rojo, naranja, fucsia o rosa. Pensando en equipos sutiles el lastrado ideal son ojos de bronce pequeños o de cadena de 4 mm.

yatorana-tsimane-lodge7
Si tienen la suerte de visitar este paraíso de la pesca deportiva, no dejen de hacer intentos específicos de yatorana equipo liviano y mosca seca. Es una experiencia sumamente enriquecedora, y definitivamente no es lo mismo que pescarlos de rebote con streamer y equipo pesado mientras buscamos dorado. Ríos pequeños y  cristalinos, como el Secure Superior, Pluma Arriba, Yajana, Maquicito, Aguas Negras o Itirizama son ideales para esta especie.

Para más información ingresar a www.tsimanelodge.com. La página se encuentra completamente renovada, con ricos textos en ingles y castellano, que me contaron como colaborador. Su estética y diseño se encuentra especialmente adaptada a notebooks y dispositivos móviles.

Comentarios

Una Respuesta para “Yatoranas con Mosca en Tsimane Lodge”
  1. Diego Urquiza dice:

    Diego, la verdad que un texto exquisito sin desperdicios!! Se transmite a la perfección la sensación de pescar estas maravillosas especies!!
    Y los datos técnicos vienen muy bien para abordar, algunas especies que tenemos como el pira pitá!! Seguí enfermando así a la gente!!
    Abrazo!
    Diego